Figura de Cernunnos Bouray

Figura de Cernunnos Bouray


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Cernunnos

Cernunnos es el dios cornudo de la mitología celta. Se le representa como un hombre barbudo con anders que brotan de su cabeza. A menudo se le considera el dios de los cazadores, así como el señor de los animales.

Aunque Cernunnos ahora se asocia principalmente con los celtas e Irlanda, se han encontrado imágenes de Cernunnos en toda Europa. Antes del surgimiento del Imperio Romano, las tribus celtas cubrían una gran área de Europa, incluidas partes de Francia, Italia y Alemania. Una de las primeras representaciones conocidas de Cernunnos se encontró en el norte de Italia y data del siglo IV a. C.

Una pintura rupestre descubierta en Francia puede sugerir que Cernunnos es mucho más antiguo que eso. La pintura, conocida popularmente como "El Hechicero", muestra una figura erguida con astas que se asemeja a Cernunnos. No se sabe si la pintura está destinada a mostrar un dios con cuernos o si simplemente muestra a una persona con la piel de un ciervo. Se ha estimado que la pintura tiene alrededor de quince mil años, más de doce mil años más que otras imágenes existentes de Cernunnos.


Mi viaje a Cernunnos

Descubrí la brujería y el paganismo a finales de los 90 y principios de los 2000. Nuestra casa todavía no tenía Internet (¡jadeo! ¡Lo sé!), Así que todo lo que tenía a mi disposición eran libros y la computadora en la biblioteca de la escuela. En aquel entonces, los únicos libros que podíamos conseguir, especialmente aquí en los Países Bajos, eran wiccan. Rueda del año, Dios y Diosa, círculo de protección, red wiccan, todo el asunto.

El Señor y la Señora. Encontré fascinante la idea de esa dualidad. (Ya no tanto, pero eso es para una publicación diferente) Yo no provenía de un trasfondo cristiano y las veces que había estado en la iglesia habían sido en general una experiencia agradable, aunque no para mí. Así que no tuve ningún problema con una deidad masculina en mi camino. Y, por otro lado, aunque encontré la idea de una deidad femenina empoderadora y lógica, no tuve la revelación feminista que la mayoría de los adoradores de Diosas parecían tener. (Eso también ha cambiado bastante) Así que para mí era lógico. Un hombre y una mujer, una madre y un padre, que juntos crean toda la vida. Claro, su progresión a través de la rueda del año parece un poco torpe, pero eso es un pequeño contratiempo, ¿verdad? (Oh, como han cambiado los tiempos)

Llamé a mi dios Cernunnos, el cornudo, Señor de la naturaleza. Y la figura con cuernos fue algo que me atrajo mucho. Lo salvaje, lo salvaje de la naturaleza, todas las cosas que me llamaron. La Diosa cambió para mí, muchas veces, pero Cernunnos se quedó.

el cornudo en mi altar

Entonces, comencé a aprender. Me enteré de que se suponía que el Señor y la Señora se llamaban Dioses, pero probablemente no Cernunnos, sino Pan. Me enteré de que no sabíamos nada sobre Cernunnos, excepto el pilar donde apareció su nombre una vez, y eso es todo. Aprendí que los aspectos que le había puesto la wicca: masculinidad, virilidad, sexualidad, el bosque y los bosques, no eran per se para Cernunnos en absoluto. En cambio, eran para este Astado, que podría ser Pan, pero que se había convertido en este crisol de todas las deidades con cuernos y cuernos que estaban atadas a la naturaleza.

Pero entonces, ¿a quién había estado llamando? ¿Con quién había estado hablando y a quién había visto en meditación después de la meditación? Me alejé del nombre de Cernunnos, no me pareció adecuado. Tampoco leí más en Su historia. Mi error. También me molestó que todo el mundo pareciera tener a este Astado como su deidad masculina. ¿Entonces realmente tuve un vínculo con esta deidad, o fue solo porque fue lo que se hizo? ¿Quería siquiera un vínculo con un Dios que adoraran todos los demás paganos y brujas? (Tuve un pequeño problema con las "cosas populares") Empecé a dudar de las experiencias que había tenido. Mi segundo error.

Mi camino cambió y cambió de nuevo. Me convertí en una bruja secular atea, sin creer en los dioses en absoluto. Más tarde comencé a verlos como arquetipos de Jung, como aspectos de mí mismo que dibujé al frente cuando invoqué a los dioses. Pero ninguno se sintió bien. Me di cuenta de que aunque mi lógica decía que no podían ser reales, que no podían tener influencia en esta realidad, nuestra realidad, que a mi corazón no le importaba. Creí de nuevo. Encontré dos diosas a las que soy devoto de Nehalennia y Baduhenna. Me reconecté con quien había llamado Horned One durante años y también reafirmé mi devoción por Él.

El hecho de que el Cornudo permaneciera sin nombre comenzó a rechinar. Tenía nombres y títulos para mis diosas, pero no para él. También finalmente lo había desconectado verdaderamente de la versión wicca del Señor. Esto después de hacer un poco de trabajo de sombras, entre otras cosas, en mis raíces wiccan, género y deidad. La comprensión de que la energía masculina y femenina no significaba nada cuando se hablaba de la deidad. Que a pesar de que el Astado era una criatura sexual, la sexualidad y la masculinidad no eran las cosas con las que yo, personalmente, lo asociaba. (Nuevamente, esto es para una publicación diferente) Entonces comencé a buscar deidades con cuernos nuevamente.

Cernunnos de Iren Horrors

Me encontré con Cernunnos, por supuesto, pero esta vez me quedé. Leí y escuché. Aprendí acerca de quién podría haber sido, lo que piensan los eruditos e historiadores basados ​​en sus imágenes. ¿Qué otros paganos, los que no estaban tan influenciados por el dogma de la dualidad, pensaban en Él? Y leo. Y lo leo una y otra vez hasta que finalmente esa única cosa registrada en mi cerebro.

Cernunnos, que significa "el cornudo".

Me acerqué a Él, mi Señor con cuernos de la naturaleza y la caza. "Te he estado llamando por este nombre todo el tiempo, ¿no es así?"
"Sí. No importa en qué idioma lo digas, siempre te he escuchado ".

Y así se le nombra una vez más. Cernunnos. Pero no después de la mitad masculina de la dualidad wicca. En cambio, después del antiguo Dios con cuernos que ha sido adorado por muchos, muchos nombres en todo el continente, si no en el mundo. El galo Cernunnos con la serpiente cornuda y el torque. Dios del bosque y la caza, Morador del liminal, Señor de los animales y de las raíces ctónicas. Y por eso se llama ...


Oración a Cernunnos

Dios del verde
Señor del bosque
Te ofrezco mi sacrificio.
Te pido tu bendición.

Tu eres el hombre de los arboles
el hombre verde del bosque,
que da vida a la primavera que amanece.
Eres el ciervo en celo
poderoso cornudo
que vaga por los bosques otoñales,
el cazador dando vueltas alrededor del roble,
las astas del ciervo salvaje,
y la sangre que se derrama sobre
el suelo cada temporada.

Dios del verde
Señor del bosque
Te ofrezco mi sacrificio.
Te pido tu bendición.


Contenido

Los celticistas creen que "Cernunnos" es un epíteto oscuro de una deidad gala mejor atestiguada, tal vez el Dios descrito en la interpretatio Romana como Silvanus o Dis Pater, [3] que se considera que comparten los atributos ctónicos y del bosque del Dios cornudo. El nombre solo ha aparecido una vez por escrito, cuando estaba inscrito en el Nautae Parisiaci (los marineros de los Parisii, que eran una tribu de galos). [4]

La forma protocelta del teónimo se reconstruye como *Cerno-on-os [ dudoso - discutir ] o *Carno-on-os. El aumentativo -sobre- es característico de los teónimos, como en Maponos, Epona, Matronae y Sirona. [5] Maier (2010) afirma que la etimología de Cernunnos no está claro, pero parece tener sus raíces en la palabra celta para "cuerno" o "asta" (como en Carnonos). [6]

La palabra galia karnon "cuerno" es análogo al latín cornu y germánico * hurnaz, en última instancia del protoindoeuropeo * k̑r̥no- . [7] El etimón karn- El "cuerno" aparece tanto en las ramas galas como en las gálatas del celta continental. Hesiquio de Alejandría glosa la palabra gálata karnon (κάρνον) como "trompeta gala", es decir, el cuerno militar celta enumerado como carnyx (κάρνυξ) por Eustathius de Thessalonica, quien nota la campana en forma de animal del instrumento. [8] La raíz también aparece en los nombres de las organizaciones políticas celtas, entre las que destacan los Carnutes, que significa algo así como "los cornudos", [9] y en varios nombres personales que se encuentran en las inscripciones. [10]

El nombre también se ha comparado con un epíteto divino Carnonos en una inscripción celta escrita en caracteres griegos en Montagnac, Hérault (como καρνονου, karnonou, en el caso dativo). [11] Un adjetivo galo-latino carnuātus, "con cuernos", también se encuentra. [12]

los Nautae Parisiaci El monumento probablemente fue construido por marineros galos en el 14 EC. [13] Fue descubierto en 1710 dentro de los cimientos de la catedral de Notre-Dame de Paris, sitio de la antigua Lutetia, el civitas capital del celta Parisii. Ahora se muestra en el Musée National du Moyen Age de París. [14]

El pilar de piedra distintivo es un monumento importante de la religión galo-romana. Sus bajorrelieves representan y etiquetan por nombre a varias deidades romanas como Júpiter, Vulcano y Castor y Pollux, junto con deidades galas como Esus, Smertrios y Tarvos Trigaranus. El nombre Cernunnos se puede leer claramente en los dibujos de las inscripciones del siglo XVIII, pero la letra inicial se ha oscurecido desde entonces, de modo que hoy sólo una lectura "[_] ernunnos " se puede verificar. [15]

Una inscripción en una placa de metal de Steinsel-Rëlent en Luxemburgo, en el territorio de los celtas Treveri, proporciona pruebas adicionales. Esta inscripción [16] decía Deo Ceruninco, "al Dios Cerunincos", se supone que es la misma deidad. [ cita necesaria ] La inscripción galo de Montagnac [17] dice αλλετ [ει] νος καρνονου αλ [ι] σο [ντ] εας (Alletinos [dedicó esto] a Carnonos de Alisontea), con la última palabra posiblemente un nombre de lugar basado en Alisia, "árbol de servicio" o "roca" (compárese con Alesia, galo Alisiia). [18]

El dios etiquetado [C] ernunnos en el Pilar de los Barqueros está representado con cuernos de ciervo, ambos con torques colgando de ellos. La parte inferior del relieve se pierde, pero las dimensiones sugieren que el dios estaba sentado con las piernas cruzadas, proporcionando un paralelo directo a la figura con cuernos en el caldero de Gundestrup. [19]

A pesar del nombre Cernunnos al no estar atestiguado en ningún otro lugar, se usa comúnmente en la literatura celtológica para describir todas las representaciones comparables de deidades con cuernos / astas. [20]

Este tipo de Cernunnos en la iconografía celta a menudo se representa con un ciervo y la serpiente con cuernos de carnero. Con menos frecuencia, hay toros (en Reims), perros y ratas. [21] Debido a la imagen de él en el Caldero de Gundestrup, algunos eruditos describen a Cernunnos como el Señor de los Animales o el Señor de las Cosas Salvajes, y Miranda Green lo describe como un "dios pacífico de la naturaleza y la fecundidad" [22] que parece estar sentado de una manera que sugiere a los chamanes tradicionales que a menudo se representaban rodeados de animales. [23] Otros académicos como Ceisiwr Serith describen a Cernunnos como un dios de la bidireccionalidad y mediador entre opuestos, al ver el simbolismo animal en la obra de arte que refleja esta idea. [24]

los Pilier des nautes lo vincula con los marineros y con el comercio, lo que sugiere que también estaba asociado con la riqueza material, al igual que la bolsa de monedas de los Cernunnos de Reims (Marne, Champagne, Francia) —en la antigüedad, Durocortorum, el civitas capital de la tribu Remi, y el ciervo vomitando monedas de Niedercorn-Turbelslach (Luxemburgo) en las tierras de los Treveri. El dios pudo haber simbolizado la fecundidad del bosque habitado por ciervos.

Otros ejemplos de imágenes de Cernunnos incluyen un petroglifo en Val Camonica en la Galia Cisalpina. [4] [25] La figura humana con cuernos data del siglo VII a. C. o del IV. [25] Dos diosas con cuernos aparecen en Besançon y Clermont-Ferrand, Francia. Un dios con cuernos aparece en un relieve en Cirencester, Gran Bretaña, que data de la época romana y aparece representado en una moneda de Petersfield, Hampshire. [4] Un niño con cuernos aparece en un relieve de Vendeuvres, flanqueado por serpientes y sosteniendo un bolso y un torque. [26] La imagen más conocida aparece en el caldero de Gundestrup que se encuentra en Jutlandia, que data del siglo I a. C., y se cree que representa un tema celta, aunque generalmente se considera que es obra de Tracia.

Entre los celtíberos, las figuras con cuernos o astas de tipo Cernunnos incluyen un dios "parecido a Jano" de Candelario (Salamanca) con dos caras y dos cuernos pequeños, un dios cornudo de los cerros de Riotinto (Huelva) y una posible representación de la divinidad Vestius Aloniecus junto a sus altares en Lourizán (Pontevedra). Se considera que los cuernos representan "poder agresivo, vigor genético y fecundidad". [27]

Las representaciones divinas del tipo de Cernunnos son excepciones a la opinión frecuentemente expresada de que los celtas solo comenzaron a imaginar a sus dioses en forma humana después de la conquista romana de la Galia. [28] El "dios cornudo" celta, aunque está bien atestiguado en la iconografía, no puede identificarse en la descripción de la religión celta en la etnografía romana y no parece que se le haya dado ninguna interpretatio romana, quizás debido a que es demasiado distintivo para ser traducido al panteón romano. [29] Si bien Cernunnos nunca fue asimilado, los eruditos a veces lo han comparado funcionalmente con figuras divinas griegas y romanas como Mercurio, [30] Acteón, formas especializadas de Júpiter y Dis Pater, el último de los cuales Julio César dijo que se consideraba el antepasado. de los galos. [31]

Ha habido intentos de encontrar el cern tiene su raíz en el nombre de Conall Cernach, el hermano adoptivo del héroe irlandés Cuchulainn [32] en el ciclo del Ulster. En esta línea de interpretación, Cernach se toma como un epíteto con un campo semántico amplio: "prominente victorioso angular", aunque hay poca evidencia de que las figuras de Conall y Cernunnos estén emparentadas. [33]

Un breve pasaje que involucra a Conall en una historia del siglo VIII titulada Táin Bó Fraích ("The Cattle Raid on Fraech") se ha tomado como evidencia de que Conall tenía los atributos de un "maestro de bestias". [3] En este pasaje, Conall Cernach es retratado como un héroe y un poderoso guerrero que ayuda al protagonista Fraech a rescatar a su esposa e hijo y recuperar su ganado. El fuerte que Conall debe penetrar está custodiado por una poderosa serpiente. El supuesto anticlímax de este cuento es cuando la temible serpiente, en lugar de atacar a Conall, se lanza a la cintura de Conall y lo ciñe como un cinturón. En lugar de matar a la serpiente, Conall le permite vivir, y luego procede a atacar y robar el fuerte de sus grandes tesoros que la serpiente previamente protegía.

La figura de Conall Cernach no está asociada con los animales o la silvicultura en otros lugares y el epíteto "Cernach" se ha explicado históricamente como una descripción de la piel impenetrable "en forma de cuerno" de Conall que lo protegía de las lesiones.


El dios perdido Cernunnos

Cernunnos es una figura popular en la religión celta temprana, pero lo cierto es que se sabe muy poco sobre él.

El nombre Cernunnos proviene de una única inscripción de la época romana que se encuentra debajo de la catedral de Notre Dame en París. Las ruinas de un antiguo templo romano en el sitio se utilizaron para apuntalar la orilla del río y reforzar los cimientos de iglesias cristianas anteriores en el sitio.

La construcción de una cripta en 1710 descubrió varias de estas piezas, incluida una columna comúnmente llamada el Pilar de los Barqueros. Encargado por un gremio de constructores de barcos en el siglo I d.C., el pilar incluye la única referencia escrita a un dios identificado como Cernunnos.

El Pilar de los Barqueros, como muchos monumentos de la Galia romana, honra tanto a los dioses nativos como a los romanos. Cernunnos aparece junto a otras deidades galas como Esus y Smertrios, así como deidades romanas familiares como Jove (Júpiter), Fortuna y Vulcano.

Un nombre similar que se encuentra en Luxemburgo, "Deo Ceruninco", generalmente se cree que se refiere al mismo dios. Si bien no hay una imagen en la placa que mencione a este dios, se ve como evidencia de que el nombre se conocía más allá de la región de París.

Debido a que tanto el Pilar de los Barqueros como la placa de Luxemburgo solo incluyen el nombre del dios, nada sobrevive de su mitología ni ningún título o epíteto que lo identifique más. Si bien los escritores romanos mencionaron otros dioses germánicos, nadie parece haber mencionado a Cernunnos.

Era común en el mundo antiguo que las culturas dominantes, como la romana, compararan a los dioses extranjeros con los suyos. Compararían dioses que tuvieran dominios o atributos similares, por ejemplo, llamarían a las diosas locales de la fertilidad por el nombre de Ceres o a los dioses del trueno Júpiter.

Sin embargo, este no fue el caso de Cernunnos. Esto significa que los historiadores no pueden usar las similitudes entre él y los dioses grecorromanos más familiares para determinar cómo se lo veía en el mundo antiguo.

A pesar de esto, sin embargo, se pueden hacer algunas interpretaciones basadas en su iconografía. Si bien el Pilar de los Barqueros es el único registro del nombre del dios, su imagen estaba mucho más extendida.

El dios cornudo

Los arqueólogos han descubierto al menos cincuenta ejemplos del dios que identifican como Cernunnos. Todos estos son del período romano y se han encontrado tanto en el norte de la Galia como en las tierras de los celtíberos, los primeros pueblos celtas que vivieron en lo que hoy es el este de España.

Aunque estas imágenes no tienen inscripciones que las identifiquen por su nombre, las similitudes con la figura representada en el Pilar de los Barqueros hacen que muchos historiadores confíen en que son del mismo dios, o al menos del mismo arquetipo.

El Pilar de los Barqueros presentaba una deidad masculina con astas de ciervo. Cada asta tenía un torque, un anillo de oro en el cuello que era un símbolo de estatus para los celtas, colgando de él.

El daño en el pilar dejó la parte inferior del cuerpo del dios sin, pero según el tamaño y la posición de su cabeza, generalmente se asume que estaba sentado. Esto está en consonancia con muchas otras imágenes encontradas en toda la región.

Dioses similares con cuernos o astas aparecen con relativa frecuencia en el arte galo y celtibérico. A menudo están sentados con las piernas cruzadas y la mayoría usa torques en sus cuernos o los sostiene en sus manos.

A menudo, se muestran figuras similares junto a los animales. Muchas imágenes identificadas como Cernunnos también muestran ciervos, serpientes, toros o perros.

Un posible ejemplo anterior de esto es de un elaborado caldero de plata encontrado cerca de Gundestrup, Dinamarca. Generalmente data del siglo I a.C., muestra una figura sentada con astas sosteniendo un torque y una serpiente, rodeada de ciervos, toros y caninos.

Si bien la mayoría de las figuras de este tipo provienen de la época romana o un poco antes, los arqueólogos creen que puede ser mucho más antiguo en la región. Un hombre con cuernos similar, por ejemplo, se muestra en un petroglifo, o talla de roca, de los Alpes italianos que puede haber sido hecho ya en el siglo VII a. C.

El torque incluido en la mayoría de las imágenes de dioses con cuernos era un símbolo de estatus y riqueza en las antiguas tribus galas, pero no era el único símbolo representado con Cernunnos. Algunas imágenes también incluían al dios con el tipo de bolso que habría tenido monedas de oro.

Una de esas imágenes no es la del hombre maduro que se suele identificar como Cernunnos, sino la de un niño. Sus astas, su monedero y las serpientes que lo flanquean, sin embargo, llevan a la mayoría de los historiadores a identificar esto como una versión del mismo dios, ya sea de una variación local o de un mito desconocido.

Otras imágenes identificadas como Cernunnos no tienen los cuernos distintivos, pero hay evidencia de que aún eran importantes. Algunas piezas tienen espacios vacíos en la cabeza que pueden haber tenido astas reales o hechas de materiales preciosos como el oro que desde entonces se han perdido.

Si bien el nombre Cernunnos rara vez se atestigua, las imágenes similares encontradas en toda Europa muestran que este dios probablemente fue adorado por muchas tribus celtas en el período romano. Sus cuernos, pose, animales y símbolos de riqueza lo identifican como un dios importante, aunque olvidado, del mundo celta.

La etimología de Cernunnos

Una herramienta que los historiadores pueden utilizar para interpretar figuras antiguas es la lingüística. Al comprender el nombre de un dios o una figura heroica, a veces pueden identificar sus orígenes y su posible significado.

En el caso de Cernunnos, su nombre parece ser una referencia a la imaginería familiar.

La mayoría de los lingüistas históricos creen que el nombre en el Pilar de los Barqueros proviene de una raíz común para "cuerno".

Fuentes griegas de la época nos dicen que los galos usaban karnon como la palabra de sus trompetas militares. Al igual que el inglés, la mayoría de los idiomas de Europa utilizan las mismas palabras para este tipo de cuerno que para el de un animal.

Si bien la palabra inglesa "cuerno" se deriva de la misma raíz antigua, también estamos familiarizados con otras palabras relacionadas. Las palabras en inglés derivadas del griego, como unicornio, y del latín, como Capricornio o cuerno de la abundancia, incluyen un sonido similar a karnon.

Los estudiosos también han notado que os el sonido en el nombre del dios es típico de los dioses galos y celtas. Deidades mejor atestiguadas, como Matronae, Maponos y Epona, todas incluyen este elemento.


Figuras de guerrero

Los guerreros desnudos que llevaban solo un cinturón de espada y un par de torsión en el cuello eran un tema común para los escultores celtas. Una pieza rara para su tamaño, y una de las primeras esculturas de figuras celtas que se conservan, es la figura de tamaño natural de un guerrero itifálico de Hirschlanden, cerca de Ludwigsburg, Alemania. Hecha de piedra arenisca, la pieza probablemente se encontraba en la cima de una colina cercana. Posiblemente data del siglo VI a. C. y muestra una influencia etrusca. La figura desnuda usa solo un cinturón con una daga y un torc de cuello. De particular interés es su tocado, probablemente un sombrero hecho de corteza de abedul, ejemplos del cual se encontraron en una tumba cercana. La estatua se encuentra ahora en el Württembergisches Landesmuseum en Stuttgart.

El llamado & # 8220Prince of Glauberg & # 8221 es una estatua de piedra arenisca de tamaño natural de un gobernante celta de la actual Glauberg, Alemania. El & # 8220Prince of Glauberg & # 8221 está representado con una túnica de malla, un escudo de madera y una espada, lo que indica su condición de guerrero. Típico de los antiguos celtas, el príncipe también usa bigote, pantalones y un collar de torsión. / Wikimedia Commons

Una estatua de piedra arenisca de tamaño natural de un guerrero celta, a veces llamado el "Príncipe de Glauberg", fue excavada en Glauberg, Alemania. El guerrero, que lleva un escudo, lleva una túnica de malla y un collar de torsión con tres colgantes. También lleva un elaborado tocado del tipo "corona de hojas". La estatua fue encontrada en 1996 EC cerca de una tumba celta ya excavada que data de la segunda mitad del siglo V a. C., y las joyas que usa la estatua son similares a las que usa el guerrero fallecido en la tumba. La estatua se exhibe en el Museo Glauberg.

Una célebre figura de terracota de un guerrero celta fue encontrada y fabricada en Egipto y data del período 220-180 a. C. Probablemente un mercenario galo al servicio del ejército ptolemaico, la figura no lleva nada más que una capa y un cinturón de espada mientras lleva el escudo alargado y alargado familiar para la guerra celta. La figura es hueca y se realizó mediante un molde de dos piezas. Hoy, la figura se exhibe en el Museo Británico de Londres.

El vagón de culto Strettweg. Esta obra de bronce, que data del siglo VI a. C., fue encontrada en una tumba en Steiermark, Austria y es un buen ejemplo del amor celta por las figurillas pequeñas. La figura central más grande es femenina y sostiene una base sobre la que se habría colocado un gran caldero. (Museo Arqueológico de Schloss Eggenberg, Graz, Austria) / Foto de Thilo Parg, Wikimedia Commons

Una figura mucho más dinámica que las ya mencionadas es el guerrero con casco con cuernos y a punto de lanzar una lanza que ahora se encuentra en el Museo Staatliche de Berlín. La estatuilla de bronce no lleva nada más que un cinturón de espada y un torque. Aún más pequeño, pero no menos impresionante, es el grupo de figuras de guerreros que conforman la base del Strettweg Cult Wagon. Esta obra de bronce, que data del siglo VI a. C., se encontró en una tumba en Steiermark, Austria, y es un buen ejemplo del amor celta por las pequeñas figurillas que pueden adornar cualquier cosa, desde muebles hasta carros. La figura central más grande es femenina, y sostiene una base sobre la cual se habría colocado un caldero para uso ritual. Sus miembros alargados, y los de los guerreros que la rodean, recuerdan a las figuras de cerámica griega. El vagón se exhibe en el museo arqueológico de Schloss Eggenberg, Graz, Austria.


Cernunnos

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Cernunnos, (Celta: "El cornudo") en la religión celta, una deidad arcaica y poderosa, ampliamente adorada como el "señor de las cosas salvajes". Cernunnos pudo haber tenido una variedad de nombres en diferentes partes del mundo celta, pero sus atributos fueron generalmente consistentes. Llevaba astas de ciervo y a veces iba acompañado de un ciervo y de una serpiente sagrada con cuernos de carnero que también era una deidad por derecho propio. Llevaba y a veces también sostenía un torque, el adorno sagrado para el cuello de los dioses y héroes celtas. Las primeras representaciones conocidas de Cernunnos se encontraron en Val Camonica, en el norte de Italia, que estuvo bajo ocupación celta desde aproximadamente 400 a. C. Se cree que fue retratado en el Gundestrup Caldron, un recipiente de plata encontrado en Gundestrup en Jutlandia, Dinamarca, y que data aproximadamente del siglo I a. C.

Cernunnos fue adorado principalmente en Gran Bretaña, aunque también hay rastros de su culto en Irlanda. La iglesia cristiana se opuso fuertemente a él debido a su poderosa influencia pagana. Fue utilizado como símbolo del Anticristo y, como tal, figura en la iconografía cristiana y en los manuscritos medievales.


¿Quién es Cernunnos?

Cualquiera que se haya encontrado con la teología wicca estará familiarizado con el concepto de una diosa y un dios de los cuales otras diosas o dioses no son más que aspectos. El dios generalmente se representa principalmente con cuernos, y generalmente se le llama Cernunnos. Pero muchos paganos pueden sorprenderse al descubrir que este concepto específico del dios cornudo parece ser un poco más reciente de lo que muchos podrían pensar, ya que se deriva de los escritos de Margaret Murray.

Tras el éxito de su popular libro El culto de las brujas en Europa occidental (1921), Murray publicó El Dios de las Brujas (1931), en la que popularizó la idea de un dios cornudo cuyo culto se remonta al Paleolítico. Aunque el libro fue desacreditado en ese momento por sus colegas académicos por su falta de análisis crítico del material original, ganó popularidad después de la derogación de la Ley de Brujería en la década de 1950.

En el libro, escribiendo sobre Cernunnos, afirma que "a pesar de su nombre latinizado, [Cernunnos] se encontró en todas partes de la Galia. Fue sólo cuando Roma comenzó su carrera de conquista que se hizo un registro escrito de los dioses de Europa occidental, y esos registros prueban que una deidad con cuernos, a quien los romanos llamaban Cernunnos, era uno de los dioses más grandes, quizás incluso la deidad suprema, de la Galia. Cernunnos está registrado por escrito y en escultura en el sur de la Galia ". El propósito de este artículo es hacer una breve revisión de la evidencia precristiana existente de un culto a Cernunnos, y discutir lo que esa evidencia nos dice.

Quizás lo primero que hay que decir es que no hay evidencia de que la idea de que los dioses no sean individuos separados fuera popular hasta posiblemente el surgimiento del neoplatonismo en la era común del siglo III. Fuentes literarias clásicas, como los dramaturgos griegos, Hesíodo y Homero, y obras insulares como El libro de las invasiones, El Mabinogian, y el islandés Eddas, todos tratan a los dioses que describen como individuos. Este artículo está escrito sobre la misma base, en lugar de uno que asume que un dios con cuernos podría ser el mismo que otro - o, de hecho, el mismo que cualquier dios, ya sea con cuernos o no.

Hay menos de dos docenas de artefactos conocidos que muestran imágenes que podrían tomarse como Cernunnos, y cuatro inscripciones que lo mencionan por su nombre. Estos se extienden por el Reino Unido y Europa occidental, y el mayor número se origina en la antigua Galia. No se sabe si la confiada afirmación de Murray de que Cernunnos está registrado por escrito implica otras fuentes literarias contemporáneas además de las inscripciones, pero, de ser así, no se ha descubierto ninguna. Aunque el número de hallazgos (en comparación con la evidencia de otros dioses galos anteriores a la conquista) es bastante grande y probablemente respalda las afirmaciones de un culto generalizado, hay partes de Francia que no contienen hallazgos. No está claro por qué Murray dice "Cernunnos está registrado por escrito y en escultura en el sur de la Galia" porque solo una inscripción es del sur de la Galia. La mayoría están en el noreste. Si hay un centro de culto, según las pruebas que tenemos, se encuentra en el centro y este de la Galia. Pero la escultura religiosa galorromana de todo tipo, y no solo de Cernunnos, se concentra en el noreste y centro-norte de la Galia.

El siguiente problema radica en identificar cuándo un artefacto, de hecho, está destinado a representar a Cernunnos. El nombre solo se da en tres o cuatro inscripciones, de las cuales una, el pilar parisino, incluye una imagen tallada. Esta Pilier des nautes (Pillar of the Boatmen) proporciona el registro escrito más antiguo del nombre 'Cernunnos'. Aunque la primera letra del nombre está desfigurada, es probable que fuera 'Cernunnos' sobre la base de pruebas lingüísticas y arqueológicas. La palabra galia carnon o cernon significa 'asta' o 'cuerno'. Esto puede producir los nombres Carnonos, 'Pezuña de ciervo' o Cornonos 'El cornudo'. La sílaba central '-on-' denota una deidad, como en Epona o Maponos, y solo habría sido reemplazado por '-un-' para proporcionar una forma latinizada del nombre de las inscripciones. El latín era el idioma común de la Europa romana y los nombres mencionados en los textos latinos se convierten a una forma latina. Esto no implica, como parece indicar Murray, que los romanos reconocieran comúnmente a un dios con un nombre latinizado. De las inscripciones restantes, dos en placas de metal de Seinsel-R & eumllent (Luxemburgo) dan una interpretación alternativa de Deo Ceruninco, 'al Dios Cerunincos'. Y el último, una inscripción en galo escrita en letras griegas de Montagnac (H & eacuterault, Languedoc-Roussilion, Francia) proporciona una forma helenística del nombre: Karnonos. Estas inscripciones no nos proporcionan más información sobre el dios. En ese momento, era común que se hiciera una estatua o un relieve en devoción a un dios, generalmente en cumplimiento de un voto. Se pueden ver muchos ejemplos de esto en los baños romanos en Bath, Somerset. El pilar parisino fue erigido por un gremio de barqueros galos que vivían entre la tribu celta de los Parisii y controlaban el comercio a lo largo del Sena.

La imagen incluida en el Pilar de los Barqueros también presenta otras características, como torques que cuelgan de los cuernos. Reconstruyendo la mitad inferior perdida del relieve, es probable que la deidad aparezca sentada con las piernas cruzadas. Aunque una cara del pilar incluye esta imagen de Cernunnos en su mitad superior, otras presentan a otros dioses, y la inscripción menciona muchos dioses, algunos romanos, otros celtas.

En todas las representaciones indiscutibles encontradas, varias características se repiten continuamente, aunque no todas se encuentran en una sola imagen: cuernos torques (que a menudo se representan en los cuellos de las divinidades celtas) un bolso o cuerno de la abundancia tres cabezas o caras la serpiente con cabeza de carnero animales, principalmente ciervos y en posición sentada, generalmente con las piernas cruzadas. Cuantas más de estas características tenga una imagen, más probable será que sea de Cernunnos. La tendencia moderna de representar a Cernunnos con un falo erecto prominente no se refleja en los artefactos antiguos. No Gallo-Roman sculptures of Cernunnos have this feature, although it figures in Gallo-Roman iconography for other deities. Despite this, the popular conception of Cernunnos with an erection is so widespread that one online encyclopaedia has seen fit to insert a gratuitous phrase about it into what is a fairly standard entry to be found describing Cernunnos on many websites:

Horns are generally the pre-eminent symbol most people would associate with Cernunnos. Although at least one image (which contains other features, such as sitting cross legged and arms raised in the 'orans' position familiar from the Gunderstrup Cauldron) has what appears to be ram's horns, Cernunnos is more usually associated with antlers, especially of the red deer. The difference between the two is profound, as antlers are shed seasonally, whereas horns are not. This is clearly a difference which is significant as the statues from Etang sur Arroux, Condat and Sommerécourt all have holes as though to fit removable antlers, and separate antlers have been found elsewhere. This indicates that the seasonal nature of the god was sufficiently important for some devotees to have the means to alter the image to reflect that. But what did antlers mean to the ancient Celts? Unfortunately, it is quite difficult to assign precise meaning. We might guess that virility was part of the symbolism. However, at least two images of antlered goddesses have been discovered, and the removal of horns would argue against the symbolism of a personal aggressive male sexuality being the pre-eminent image. On the other hand, the bull as well as the stag appears on the reliefs from Saintes, Reims and Les Bollards. Among other theories, one of the most popular is that Cernunnos was Lord of the Hunt, and the bulls may represent the wildness of such animals as the boar and the stag existing within some domesticated settings. The common position of cross-legged poise, seen on the images from Etang, Saintes and Vendoeuvres, especially when associated with the arms raised in a Buddhic style, as seen on the Gunderstrup Cauldron, seems to contradict this wildness. In at least three other images Cernunnos is seated on a bench, in a style familiar to those who have seen images of The Matronae, and we gain an impression of a more peaceful deity. It has been pointed out that sitting cross-legged might be a normal position for a Celt who was hunting. Without more evidence it is hard to judge. However, in at least three of the artefacts in which he assumes this pose, Cernunnos is also accompanied by the ram-headed snake, and this may tell us something more.

There is some conjecture about the meaning of the symbol. Snakes were commonly associated with a number of symbols: fertility, death, the underworld and regeneration (the last through the sloughing of the skin). The Graeco-Roman god associated with healing, Asklepios, used the snake as a symbol of healing and the underworld. The snake also appears with the Celtic goddesses Sirona, who is associated with healing, and Damona, who is associated with farming and the sleep of healing used at shrines and springs. The ram is associated with Mercury and battle. Miranda Green suggests it is also a symbol of aggressive virility. Miranda Green also notes that this ram-horned snake symbol is found mainly in northeastern Gaul, which also produces a lot of the evidence for the cult of Cernunnos. Three of the images fall within this area, with at least another two, of ordinary snakes, falling outside it. And two ram-horned snakes - including the two earliest images - fall outside of France. One of these is the Gunderstrup Cauldron, which is dated to the 1st or 2nd century BCE, while the other is the earliest find, from the Camonica Valley in Italy and dated to around the 4th century BCE. Although a number of online articles claim there is a unique association between Cernunnos and the ram-horned snake, this is untrue. It is found in conjunction with other gods, especially the Celtic Mercury and Mars. According to Green, the Celtic Mars was a protector and healer as well as a warrior. He is accompanied by the ram-horned snake on an image found at a healing spring. This snake also appears twice with the Celtic Mercury, associated with wealth and healing - one of these finds again being at a healing shrine. Mercury also shared with Cernunnos a direct association with wealth, and a less direct association of triplicity by his iconography being found, on several occasions, associated with triple headed figures. Mercury is found alongside Cernunnos on the Reims relief.

The cult of the head amongst the Celtic peoples is commonly known and the triplicity of heads or faces seems to denote a sign of wealth, or an intensifying of something or, occasionally, a multiplicity of interests. It is difficult to be prescriptive, as it appears to have a number of possible meanings. Among other suggestions for Cernunnos has been a Celtic triad of fertilization, maturation, and harvest, or birth, life, and death. But as there is no indication on the images we have of what this meant, it is impossible to be certain. However, it seems to be a common feature of most representations and occurs in those found at Nuits St George where he is triple faced, Beaune, where his companion is triple faced Etang sur Arroux, Langres, Condat, Denevy and on the Les Bollards relief. Although he has only one face on the Reims relief, he is flanked there by the two figures of Apollo and Mercury, and by two boys on the find from Vendoeuvres.

I have mentioned wealth in connection with the triplicity of heads or faces, and this may well be an emphasis of the wealth which is expressly associated with him in numerous images through sacks of coins, torcs (two on the horns in the Paris image, or one on each arm in the Italian one), feeding snakes, or, fairly explicitly, a stag vomiting coins in the representation from Niedercorn-Turbelslach in Luxembourg. The Pillar of the Boatman links him with sailors and commerce and, again, one recalls the association with Mercury in the Reims relief. As mentioned, Mercury is associated with healing and holds his caduceus of entwined snakes he is also usually identified with the Greek Hermes, who, amongst other things, was a psychopomp, who escorted the dead to the underworld, as well as being a divine keeper of herds. Apollo has a strong association with healing, and fathered Askeplios, as well as being associated, in the Celtic world, with the goddesses Sirona and Damona.

The last great symbol of Cernunnos, of course, is that of animals. Pre-eminently the stag, although other representations include bulls, a boar, rat, hare, dog, dolphin and lions. As mentioned, this gives rise to the commonly held attribution of the god as Lord of the Hunt and, since hunting involves death, a connection with the underworld. The image of the Gunderstrup Cauldron is often compared to that of Shiva Pashupati, the Yogic 'Lord of Beasts', as shown on at least one well- known image, the Marshall Harappan seal. In this, the horned Pashupati is surrounded by animals and has his legs crossed. The resemblance is striking and may have influenced the design of the Cernunnos plate of Gunderstrup, which may have its origins in Romania or Thrace, which stood between Greece and the east.

If there is a connection with the underworld, does this raise a possible connection with the Celtic god Dispater? When Murray writes that "one of the greatest gods, perhaps even the supreme deity, of Gaul, Cernunnos is recorded in writing" she may have been referring to Caesar's words in The Gallic Wars. Of the Gallic gods, "They worship chiefly the god Mercury. After him they worship Apollo and Mars, Iuppiter and Minerva. About these they hold much the same beliefs as other nations. Apollo heals diseases . . . All the Gauls assert that they are descended from Dispater, their progenitor." Unfortunately, we have little evidence to help us with Dispater, other than that his name is obviously a reference to a god of the dead, and to wealth, which comes from the earth. The Roman god most commonly identified with Dispater was Iuppiter (Jupiter), and, although this name also appears on the Piller of the Boatmen, it is in addition to the names of several other gods. The identity of Dispater remains elusive, and some people more readily identify him with the Irish gods Donn or the Daghda.

So where does all this take us? The first and most obvious comment is that we cannot be certain. However, it seems fairly safe to say that it appears, on the basis of what we have evidence for, that Cernunnos was directly associated with divinity, wealth and animals, and potentially indirectly associated with regeneration, healing, fertility and death. We have little to explain the cross-legged pose so characteristic of many images, although it may relate to either a common Celtic position of a hunter, or to something more akin to Buddhic calm. All of which is not only far from Murray's certainties, but also from some of the symbology commonly associated with the Wiccan 'horned god'.


Cernunnos figurine possibly found in Cambridgeshire, England

The National Trust’s Wimpole Estate in Cambridgeshire, which now comprises a working farm and a Georgian mansion house, also boasts its fair share of late Iron Age and early Roman history (circa 100 BC – 150 AD). Pertaining to this incredible legacy, archaeologists (from the National Trust), conducting their excavation on the site, came across a 5 cm long copper alloy human figurine, probably dating from 2nd century AD. And while the statuette, holding a torc (high-value Celtic neck ring) is seemingly ‘faceless’, researchers have hypothesized that it represents Cernunnos – the ‘Horned One’, the Celtic god of animals, forests, and fertility. Quite intriguingly, if the object indeed portrays the ancient Celtic deity, this would be the first that a metal figurine of the ever-enigmatic Cernunnos has been found in Britain.

As Shannon Hogan, National Trust Archaeologist for the East of England, said –

This is an incredibly exciting discovery, which to me represents more than just the deity, Cernunnos. It almost seems like the enigmatic ‘face’ of the people living in the landscape some 2,000 years ago. The artefact is Roman in origin but symbolises a Celtic deity and therefore exemplifies the continuation of indigenous religious and cultural symbolism in Romanised societies.

On the historical side of affairs, there is only a single known evidence for the full name Cernunnos, and it comes from the Pillar of the Boatmen carved by the Gaulish sailors in circa 14 AD. Considered as one of the important reliefs of the Gallo-Roman religion, the pillar additionally depicts other Roman deities like Júpiter y Vulcan. However, interestingly enough, the visual representations of the horned deity (as one of the Celtic gods) predates such inscriptions and names by centuries.

Artist’s conception of Cernunnos. Source: Pinterest

To that end, one of the apt examples would pertain to an antlered human figure featured in a 7th-4th century BC dated petroglyph in Cisalpine Gaul and other related horned figures worshipped by the Celtiberians based in what is now modern-day Spain and Portugal. And the most well-known depiction of Cernunnos can be found on the Gundestrup Cauldron (circa 1st century BC).

As for the site itself, its potential as a Iron Age/Roman era ‘trove’ was revealed by a geological survey conducted by the Oxford Archaeology East in 2016, and it was then followed up by trench digging that yielded pottery from the period. Over the period of two years, the estate further yielded around 300 metal objects, including coins, cosmetic implements, horse harness fittings, Roman military uniform fittings, a spearhead, an axe head, key handles, brooches, a ring as well as scrap lead, and a number of iron nails. Most of these items are planned to be preserved and catalogued for exhibition at the Wimpole estate itself.


The Portrayal and Symbolism of Cernunnos

In Celtic mythology, the horned god was associated with wild animals and places, vegetation, and fertility. He’s seen as the protector of forests and leader of the hunt, representing life, animals, wealth, and sometimes the Underworld.

He’s most commonly depicted as a man sitting in a meditating position with legs crossed. He has stag’s antlers emerging from his head like a crown and is usually surrounded by animals. In one hand, he usually holds a torque or torc – a sacred necklace of Celtic heroes and gods. He also holds a horned serpent in the other hand. Sometimes, he’s portrayed carrying a bag full of gold coins.

Let’s take a closer look at these elements and break down their symbolic meanings:

In many ancient religions, horns or antlers on a human head were commonly symbolic of high wisdom and divinity. For Celts, the stag’s horns had a certain grandeur and captivating appearance, representing virility, power, and authority.

In the animal world, horns are used as both weapons and tools, and the beast with the largest antlers would usually dominate over others. Therefore, the horns also symbolize fitness, strength, and clout.

Due to their properties to grow during spring, fall off during fall, and then regrow, the horns are seen as symbols of life’s cyclical nature, representing birth, death, and rebirth.

Torc is an ancient Celtic piece of jewelry worn to demonstrate the person’s status – the more elaborate and decorated the necklace, the higher the rank in a community. Cernunnos is usually portrayed holding a torc or wearing it around his neck.

The tork itself is also depicted in two different ways. The circular torc represents wealth and a higher class, and it also signifies being worthy of respect. The torc can also be in the shape of a half-moon or crescent moon, symbolizing femininity, fertility, the unity of genders, and the balance in life.

Cernunnos is sometimes depicted with a purse full of gold coins, the symbol of being rich in power and wisdom. The generous god shared his riches and was thought to provide wealth and abundance for those who deserve it.

For the ancient Celts, the serpent symbolism was mysterious and mixed. Serpents often represented both genders, symbolizing the unity of polar energies, cosmic balance, and life.

As snakes shed the skin and emerge renewed, they also represent transformation, transition, rejuvenation, and rebirth.


Ver el vídeo: SMITE - God Reveal - Cernunnos, The Horned God