USS Parker (DD-48), Hampton Roads, 1914

USS Parker (DD-48), Hampton Roads, 1914


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Destructores estadounidenses: una historia ilustrada del diseño, Norman Friedmann. La historia estándar del desarrollo de los destructores estadounidenses, desde los primeros destructores de torpederos hasta la flota de posguerra, y que abarca las clases masivas de destructores construidos para las dos guerras mundiales. Brinda al lector una buena comprensión de los debates que rodearon a cada clase de destructor y llevaron a sus características individuales.


Conferencias de historia de Hampton Roads

Eche un vistazo a la historia como John V. Quarstein, destacado historiador, autor y director emérito de USS Monitor Center, junto con oradores invitados especiales, comparten eventos importantes sobre la historia de nuestra nación y examinan sus vínculos directos con la región de Hampton Roads.

¡Compra un libro! ¡Apoya al Museo!
Los libros de autores destacados se pueden comprar en línea y lo invitamos a apoyar al Museo cuando compre en Amazon. Vaya a smile.amazon.com y elija Los Marineros & # 8217 Museum como su organización benéfica de elección. ¡Gracias por tu apoyo!

¿Tiene ideas para un tema de conferencia o desea compartir comentarios o preguntas? Envíenos un correo electrónico a [email & # 160protected].

Próximas conferencias:

Resorts legendarios del siglo XIX en Hampton Roads

9 de julio a las 12:00 PM (ET)

Únase a nosotros para una conferencia virtual con John V. Quarstein, director emérito de la USS Monitor Center, cuando se presenta sobre la prominencia del Chamberlin Hotel como el centro de hospitalidad de lujo para la élite en Old Point Comfort.

Sobre la presentación:
El Chamberlin Hotel sigue en pie hoy como un hito dominante con vistas al puerto de Hampton Roads. Este hotel simboliza los días en que Old Point Comfort, Phoebus, Buckroe Beach y Bayshore eran los lugares para estar todos los veranos a finales del siglo XIX y principios del XX. Old Point Comfort era el principal centro vacacional y de salud en Estados Unidos y estaba dirigido a la élite. Buckroe Beach era para familias de clase trabajadora y Bayshore fue el primer centro turístico afroamericano en el sur. Los barcos de vapor y los trenes traían diariamente a cientos de personas que transportaban gente de la ciudad para disfrutar de la brisa fresca, nadar en agua salada, excelentes mariscos y entretenimiento fantástico. Estos centros turísticos fueron la génesis de la creciente industria del turismo en Hampton Roads.

Credito de imagen: Fortress Monroe, Old Point Comfort y Hygeia Hotel, Virginia. Litografía. E. Sachse & amp Co y Charles Magnus [Nueva York: Cap. Magnus, 1861]. Mapa. Cortesía de la Biblioteca del Congreso.

Se requiere preinscripción.
Para obtener ayuda, preguntas o asistencia adicional, comuníquese con nosotros al: [email & # 160protected].

¿Se puede & # 8217t hacer la conferencia virtual en vivo?
¡Suscríbete a nuestro canal de YouTube! Se cargan nuevas conferencias todos los lunes y sábados.


La batalla del acorazado

los Monitor fue lanzado desde Continental Iron Works, Greenpoint, Long Island (Nueva York) el 30 de enero de 1862. El CSS Virginia, un acorazado Confederado, fue lanzado el 17 de febrero de 1862. El Virginia fue construido sobre el casco modificado de la fragata de vapor USS Merrimack, que los Confederados habían rescatado después de que las fuerzas de la Unión la quemaron y hundieron. Debido a la amenaza de que el Virginia planteado a la flota federal en Hampton Roads, Virginia, el Monitor recibió la orden de acudir a esa zona a principios de marzo, inmediatamente después de las apresuradas pruebas en el mar. Llegó a Hampton Roads la noche del 8 de marzo. Ese mismo día, el Virginia se había enfrentado a la flota federal, destruyendo las fragatas de madera Cumberland y Congreso. los Minnesota También había sido dañado y varado antes de la Virginia se retiró a un fondeadero protegido cerca de Norfolk.

Cuando el Virginia salió al vapor para reanudar el ataque al Minnesota temprano en la mañana del 9 de marzo, se encontró con el extraño Monitor. En la batalla de cuatro horas que siguió, los dos buques se bombardearon frecuentemente entre sí a quemarropa sin ningún efecto sustancial. Sin embargo, un proyectil explotó en la ventana del Del monitor pilothouse, cegando temporalmente al capitán John Worden. los Del monitor El oficial ejecutivo, Samuel Dana Greene, asumió el mando y ordenó al Monitor en aguas poco profundas, donde el Virginia no pudo seguir, para evaluar las heridas del capitán y los daños al barco. los Virginia capitán, asumiendo que el Monitor se retiraba de la batalla, también se retiraba en supuesta victoria. Cuando el Monitor regresó para reanudar el compromiso y encontró el Virginia ido, su tripulación también asumió la victoria.


Marineros del USS Rhode Island rescatando a la tripulación del hundimiento Monitor como se ilustra en Semanal de Harper, Enero de 1863 (versión coloreada). (Monitor Colección, NOAA) Haz click en la imagen para una vista mas grande.


10 hechos: Hampton Roads

Wikimedia Commons

Fue aquí en Hampton Roads donde se descubriría el verdadero poder de los buques de guerra acorazados. Y fue aquí donde el revolucionario USS Monitor, con su torreta giratoria blindada entraría primero en combate. Esperamos que estos diez datos interesantes ayuden a ampliar su conocimiento y apreciación de esta importante batalla naval de la Guerra Civil.

Biblioteca del Congreso

Hecho # 1: El CSS Virginia y USS Monitor no fueron los primeros buques de guerra acorazados, pero fueron los primeros acorazados en luchar entre sí

los Virginia y el Monitor no fueron los primeros buques de guerra acorazados. En noviembre de 1859, la armada francesa había lanzado La Glorie, el primer acorazado acorazado. La Royal Navy, en respuesta al nuevo buque de guerra francés, había lanzado el HMS Guerrero, una fragata con casco de hierro, en octubre de 1861.

Incluso en la Guerra Civil Estadounidense, el Virginia y Monitor no fueron los primeros acorazados. Para apoyar las operaciones navales de la Unión en los ríos en el teatro occidental, en enero de 1862 se habían construido, lanzado y desplegado cañoneras acorazadas (cañoneras City Class). Estas cañoneras desempeñaron un papel importante en las batallas de Fort Henry y Fort Donelson en febrero. de 1862.

Hecho # 2: La Confederación tuvo grandes dificultades para obtener el revestimiento de hierro necesario para la Virginia

En octubre de 1861 se determinó que el Virginia (el ex USS convertido Merrimack) requeriría dos capas de una placa de blindaje de hierro de dos pulgadas que cubriera todo su marco. Al requerir más de 800 toneladas de hierro, simplemente no había tanto hierro disponible. Para compensar esta dolorosa escasez, la Confederación se redujo a recolectar chatarra vieja, fundir viejos cañones de ánima lisa y herramientas de hierro, e incluso destrozar cientos de millas de vías férreas. Los retrasos en la obtención y conformación de estas planchas de hierro dieron a la Unión más tiempo para construir sus contadores ante la creciente amenaza de los Virginia.

Hecho n. ° 3: La primera "ejecución de prueba" del Virginia fue su debut en combate contra la Marina de los Estados Unidos en Hampton Roads el 8 de marzo de 1862

En la mañana del 8 de marzo de 1862, el Virginia hizo vapor y se movió lentamente hacia el río Elizabeth para su viaje inaugural. los Virginia los motores no habían sido completamente probados y los escudos blindados para sus puertos de cañón laterales no habían sido instalados, pero estos "detalles menores" no preocupaban mucho al nuevo capitán del barco, Franklin Buchanan. Buchanan, que había sido seleccionado por el secretario confederado de la Marina Stephen Mallory por sus tendencias agresivas, estaba decidido a hacer el Virginia primer viaje un ataque a la marina de la Unión cercana.

Hecho # 4: La batalla del 8 de marzo de 1862 que enfrentó a los Virginia contra los buques navales estadounidenses de madera fue la peor derrota en la historia de la Armada de los Estados Unidos hasta el ataque japonés a Pearl Harbor

Si bien se ha prestado mucha atención al duelo casi incruento entre los Monitor y Virginia el 9 de marzo de 1862, la accin entre los Virginia y la Marina de los Estados Unidos el día anterior fue un asunto mucho más sangriento. los De Virginia ataque al USS Cumberland mató a 121 de 376 a bordo y el posterior ataque al USS Congreso mató al 27% de su tripulación, 120 de 434. El CSS Virginia, en cambio, sufrió apenas dos muertos y una decena de heridos en su lucha con la armada de la Unión.

Durante los dos días de batalla, la Armada Federal sufrió 261 muertos y 108 heridos en su lucha con el Virginia - más muertos y heridos que cualquier otra batalla naval en la historia de Estados Unidos en ese momento. Y el 8 de marzo de 1862 seguiría siendo el día más sangriento en la historia naval estadounidense hasta el 7 de diciembre de 1941, cuando la armada japonesa atacó a la flota estadounidense en Pearl Harbor.

Esta comparación del CSS Virginia y el USS Monitor (en primer plano) muestra la diferencia de tamaño significativa entre estos dos famosos combatientes. Donde el Virginia se construyó en el casco del Merrimack, el USS Monitor se construyó desde la quilla hacia arriba. © James Gurney (jamesgurney.com) James Gurney

Hecho # 5: A pesar de llevar doce armas de gran calibre, uno de los Virginia La mayoría de las armas letales era un simple ariete de hierro de 1,500 libras que se proyectaba desde su proa.

A pesar de las muchas innovaciones tecnológicas que se exhibieron durante la Batalla de Hampton Roads, una de las armas más letales empleadas fue un gran ariete de hierro de 1,500 libras unido a la proa del Virginia. Esta simple arma, muy similar a la que se habría encontrado en un trirreme romano o en una cocina otomana, devastó el USS Cumberland. los Virginia al vapor directamente para el Cumberland y atravesó su proa de estribor con su poderoso ariete. Irónicamente, el golpe mortal dado por el Virginia carnero casi llevó a su propia destrucción. Con su ariete atascado rápidamente dentro del Cumberland, los Virginia corría el riesgo de ser arrastrado por el hundimiento del barco federal. Después de un poco de esfuerzo el Virginia pudo separarse y retroceder, pero el carnero letal se había liberado.

Durante su batalla con el USS Monitor al día siguiente, el Virginia trató de emplear su ariete, sin saber que esta arma ahora estaba en el fondo de Hampton Roads.

Fotografía del Capitán Franklin Buchanan, USN por Matthew Brady circa 1855-1861. & # 13 Comando de Historia y Patrimonio Naval

Hecho # 6: El De Virginia El comandante, Franklin Buchanan, fue gravemente herido por bala de mosquete el 8 de marzo y no participó en la Virginia famoso duelo del 9 de marzo con el USS Monitor

Según las normas bien establecidas formadas durante la Era de la Vela, era costumbre que un barco derrotado y su capitán se rindieran formalmente a sus contrapartes victoriosas. Después de ver una bandera blanca sobre el USS afectado Congreso, Franklin Buchanan ordenó que el Congreso ser tomado como premio. Desafortunadamente para los confederados, los soldados de la Unión en la costa cercana sabían o se preocupaban poco por la tradición naval y dispararon contra los oficiales y hombres expuestos. Franklin Buchanan, que había subido a cubierta para supervisar esta rendición, recibió un impacto de bala en la parte superior del muslo y lo llevaron apresuradamente al interior del barco. Virginia. Retirado a la orilla esa noche, Buchanan entregó el mando de la Virginia a su oficial ejecutivo, el teniente Catesby ap Roger Jones que comandaría el famoso acorazado durante su lucha con el Monitor el día siguiente.

Buchanan, que se recuperaría de su herida, fue capitán del CSS. Tennesse en su batalla con el escuadrón del contraalmirante David Farragut en la batalla de Mobile Bay. Durante esa batalla, Buchanan sufriría una pierna rota y se rendiría con su barco el 5 de agosto de 1864.

Hecho # 7: Sintiendo que sus proyectiles podían hacer poco daño, incluso a corta distancia, los Virginia dejó de disparar al Monitor durante la batalla

Dos horas de disparos navales a corta distancia finalmente convencieron a los confederados de la inutilidad de desperdiciar proyectiles y pólvora en el Monitor. El teniente John Eggleston a bordo del Virginia, cuando se le preguntó por qué sus dotaciones de armas habían dejado de disparar al Monitor, declaró que “[después de dos horas de disparos incesantes, encuentro que puedo hacerle [la Monitor] casi tanto daño por chasquear mis pulgares hacia ella cada dos minutos y medio ".

los Virginia Las capacidades de penetración de armaduras se redujeron aún más por llevar solo proyectiles explosivos, en lugar de disparos sólidos. En un momento de la batalla, los miembros de la tripulación a bordo del Virginia recurrió a intentar disparar mosquetes en los puertos de armas abiertos de la Monitor.

Hecho # 8: Si el Monitor había usado cargas de pólvora más grandes en sus cañones de 11 pulgadas, es probable que hubiera perforado y hundido el Virginia

los Monitor Lo habían llevado a Hampton Roads poco después de su lanzamiento y se había reservado poco tiempo para probar este nuevo y radical sistema de armas. A pesar de estar diseñado para llevar dos cañones navales Dahlgren de 12 pulgadas, el Monitor lanzado con dos Dahlgrens más pequeños de 11 pulgadas dentro de su torreta giratoria blindada. Para evitar cualquier explosión catastrófica dentro de la torreta confinada, cada uno de los cañones de 11 pulgadas se restringió al uso de cargas de pólvora de 15 libras. Incluso con esta carga de pólvora más baja, los proyectiles de disparo sólido de 165 libras hicieron mucho para abollar y desfigurar el blindaje en el Virginia. Pruebas posteriores realizadas después de la batalla mostraron que si el Monitor había usado cargas de pólvora de 25 libras o 30 libras que sus pistolas de 11 pulgadas habrían perforado el De Virginia casco con relativa facilidad a corta distancia.

USS Monitor luchando contra el CSS Virginia a quemarropa en la Batalla de Hampton Roads Library of Congress

Hecho # 9: Irónicamente, como el Virginia disparó más de sus municiones a bordo, el barco se volvió más vulnerable a los ataques

A diferencia del Monitor, cuyo cinturón de armadura descendía muy por debajo de su línea de flotación, el Virginia el revestimiento de hierro se extendía apenas hasta su línea de flotación cuando estaba completamente cargado. Con cada andanada, el Virginia gastaría 350 libras de artillería. Y después de dos horas de disparar sobre el Monitor y otros barcos cercanos, el Virginia había aligerado su carga en 5 toneladas. Irónicamente, a medida que el barco se hizo más ligero, también se volvió más vulnerable. A medida que el barco se aligeraba, sus lados sin blindaje, debajo de la casamata de hierro, eran visibles sobre el agua y podrían haber sido perforados más fácilmente.

Teniente John L.Worden, capitán del Centro Histórico Naval USS Monitor

Hecho # 10 Franklin Buchanan y John L. Worden se convirtieron en superintendentes de la Academia Naval de los Estados Unidos en Annapolis, Maryland.

John L. Worden, ascendido a contralmirante después de la guerra, fue el comandante de la Academia Naval de los Estados Unidos entre 1869 y 1874. Un campo de perforación en la Academia lleva el nombre de Worden.

Antes de la Guerra Civil, Franklin Buchanan fue el primer superintendente de la Academia Naval de los Estados Unidos (1845-1847). La majestuosa Casa Buchanan, actual residencia de los superintendentes de la Academia, lleva el nombre de este famoso almirante confederado.


Nuestro hogar histórico: el embestida del USS Yorktown (CG 48)

(WYDaily / Foto de archivo) USS Yorktown (CG 48) (WYDaily / Cortesía de Naval History and Heritage Command)

No hay duda de lo importante que es el ejército para nuestra región.

Siempre hay una gran cantidad de recuerdos para compartir de cualquiera que haya sido tocado por la experiencia militar.

Uno en la memoria algo reciente se recuerda como el "último incidente de la Guerra Fría". Este empate regional fue la embestida de 1988 USS Yorktown (CG 48) y el destructor naval estadounidense, USS Caron (DD 970), en el Mar Negro.

La gente de Yorktown sentía cariño por el barco de guerra que lleva su nombre.

El crucero clase Ticonderoga fue encargado en 1984 y patrocinado por la querida residente del condado de York, la Sra. Mary Mathews. En 1987, Yorktown tuvo el distinguido honor de recibir un premio por ser el "Top Gun" de la Flota Atlántica en el destacado apoyo de fuego de armas navales.

A finales de 1987, Yorktown y Caron desplegado en el mar Mediterráneo para participar en ejercicios multinacionales, de la OTAN y de EE. UU. Este fue un momento turbulento para las tensiones entre los Estados Unidos y la Unión Soviética.

La sospecha se extendió entre las dos naciones.

La fricción fue probada el 12 de febrero de 1988 como Yorktown y Caron navegó hacia el Mar Negro en lo que fue un paso inocente anunciado ejerciendo su derecho internacional de Libertad de Navegación. Cuando los grandes buques de guerra estadounidenses pasaban a menos de 10 millas de la península de Crimea, dos barcos soviéticos navegaron a su lado.

“No viole las fronteras estatales de la Unión Soviética. ¡Estoy autorizado para hacer huelga! " los soviéticos transmitieron desde la costa.

Los barcos estadounidenses no respondieron.

En este momento, Estados Unidos reconoció límites territoriales que se extendían a solo tres millas de la costa. Por otro lado, la Unión Soviética afirmó una línea fronteriza territorial de 12 millas.

La fragata soviética de misiles guiados clase Krivak I BEZZAVETNY (FFG 811) impacta el crucero de misiles guiados USS YORKTOWN (CG 48) mientras el barco estadounidense ejerce el derecho de paso libre a través de las aguas territoriales de 12 millas reclamadas por los soviéticos. (WYDaily / Foto de archivo)

Los marineros se apresuraron a la cubierta de Yorktown uno tiene tiempo suficiente para sacar una cámara de video. Quedaba un estrecho paso de agua entre Yorktown y la fragata clase M soviética Burevestnik, Bezzavetnyy. Los marineros de lados opuestos de la Guerra Fría estaban en sus cubiertas, mirándose a los ojos. Un bote patrullero se acercó Caron mientras los barcos continuaban moviéndose constantemente a través del mar.

Sin más advertencias, Bezzavetnyy se acercó a la mucho más grande Yorktown, chocando contra su costado de babor.

"¡¿Qué demonios?! ¡¿Qué demonios?!" gritaron los marineros estadounidenses.

La lancha patrullera soviética hizo lo mismo y embistió Caron. Después de desviarse brevemente, Bezzavetnyy se volvió de nuevo hacia el poderoso crucero.

"¡Entrando de nuevo!" Yorktown gritaron los marineros.

El barco se sacudió cuando Bezzavetnyy golpeó los lados de Yorktown, pero fallaron en su intención de detener el barco.

Dentro de dos horas, Caron y Yorktown salieron del Mar Negro, sin heridos graves ni a la tripulación ni a sus barcos.

Las secuelas de este incidente fueron una crisis de palabras entre las dos naciones, cada una intercambiando comentarios mientras se culpaban mutuamente. Fuentes anónimas del Pentágono filtraron información de que la presencia de Yorktown y Caron en el Mar Negro no era tan inocente como parecía. Caron Llevaba equipo que se utilizó para la recopilación de inteligencia. Sin embargo, los historiadores explican que las medidas de represalia tomadas por los soviéticos ese día fueron una reacción exagerada.

USS Yorktown fue dado de baja el 3 de diciembre de 2004 y ahora sigue siendo parte de la flota inactiva en Filadelfia. Este barco naval que llevó el nombre de nuestra amada ciudad para siempre grabado su nombre ha sido parte del último incidente de la Guerra Fría.

Como la mayoría de las cosas en la historia, el compromiso ha cerrado el círculo. Hoy en día, las tensiones y las sospechas siguen siendo altas entre Estados Unidos y Rusia.

Como ex Yorktown El oficial, el vicealmirante Doug Crowder, un veterano de la Marina retirado, dijo a OregonLive.com en 2015: "Se están asegurando de que sepamos que [todavía] nos están observando".

Para ver las imágenes tomadas durante la embestida de Yorktown, haga clic en el video a continuación.

TAMBIÉN PUEDE QUERER VER ESTAS HISTORIAS:

Esta página está disponible para suscriptores. Haga clic aquí para iniciar sesión u obtener acceso.

Parece que está abriendo esta página desde la aplicación de Facebook. Este artículo debe abrirse en el navegador.

iOS: Toque los tres puntos en la parte superior derecha, luego toque "Abrir en Safari".

Androide: Toque el ícono de Configuración (se ve como tres líneas horizontales), luego toque Configuración de la aplicación, luego cambie la configuración "Abrir enlaces externamente" a Activado (debe cambiar de gris a azul).


Actualización de febrero de 2017 en HistoryofWar.org: Campaña del Norte de África 1940-43, Guerra de Liberación de 1913, Felipe II de Macedonia y Tercera Guerra Sagrada, Tanques de EE. UU., Destructores de EE. UU., Boulton Paul y Supermarine Aircraft

Actualización para febrero de 2017 en HistoryofWar.org: Campaña del Norte de África 1940-43, Guerra de Liberación de 1913, Felipe II de Macedonia y Tercera Guerra Sagrada, Tanques de EE. UU., Destructores de EE. UU., Boulton Paul y Supermarine Aircraft

Este mes comenzamos una nueva serie de artículos sobre la Campaña del Norte de África de 1940-43, comenzando con la llegada de las primeras tropas alemanas a Trípoli. Después de presentar la Guerra de Liberación de 1813 en enero, ahora comenzamos una mirada más detallada a los primeros eventos de la guerra. En la Antigua Grecia terminamos nuestra serie sobre las batallas de Felipe II de Macedonia, terminando con su gran victoria en Chaeronea, donde estableció su autoridad sobre la mayor parte de la Grecia continental, y también miramos algunas de las batallas de la Tercera Guerra Sagrada.

En tecnología militar, analizamos una serie de carros de motor de cañones basados ​​en tanques medianos y comenzamos una serie de artículos sobre los tanques pesados ​​de EE. UU. En el mar, observamos seis destructores de la clase Wickes. En el aire continuamos con nuestra serie sobre aviones Boulton Paul y comenzamos una nueva serie sobre aviones Supermarine.

Finalmente, agregamos una serie de reseñas de libros e imágenes sobre la Campaña del Norte de África y los Destructores de EE. UU.

Campaña norteafricana

Operación Sonnenblume (Girasol) (febrero-marzo de 1941) fue el nombre en clave para el movimiento inicial de las tropas alemanas al norte de África, después de que los italianos se vieron obligados a salir de Cyrenaica y parecían estar luchando por aferrarse a Tripolitania.

La primera ofensiva de Rommel (24 de marzo-30 de mayo de 1941) lo vio empujar a un ejército británico debilitado fuera de Cirenaica y hasta la frontera egipcia, deshaciendo todas las conquistas británicas a principios de 1941 y estableciendo un patrón para el guerra del desierto que duraría hasta la segunda batalla de El Alamein a fines de 1942.

El asedio de Tobruk (10 de abril-16/17 de diciembre de 1941) vio a una guarnición aliada asediada resistir durante ocho meses contra los ataques alemanes e italianos, y ayudó a evitar que Rommel aprovechara al máximo su victoria en su primera ofensiva, que lo había visto conquistar. Cyrenaica solo unas pocas semanas después de haber caído en manos de los británicos

La Operación Brevedad (15-16 de mayo de 1941) fue una ofensiva británica de corta duración llevada a cabo para ver si la posición alemana al este de Tobruk era lo suficientemente frágil como para levantar el asedio sin una batalla importante.

La Convención de Tauroggen (30 de diciembre de 1812) fue un acuerdo que neutralizó al cuerpo ruso del general Yorck, marcando el inicio de una ruptura entre Prusia y Francia (Guerra de Liberación).

El segundo asedio de Danzig (24 de enero-29 de noviembre de 1813) vio al general Rapp defender la ciudad contra los rusos durante la mayor parte de 1813, pero sin ninguna esperanza genuina de ser rescatado (Guerra de Liberación).

El combate de Zirke (11-12 de febrero de 1813) fue uno de los primeros enfrentamientos durante la Guerra de Liberación y se produjo durante la retirada francesa del Vístula al Oder.

El combate de Kalisch (18 de febrero de 1813) fue uno de los primeros enfrentamientos de la Guerra de Liberación de 1813 y contribuyó a obligar a los franceses a abandonar cualquier intento de defender la Alemania oriental.

La Convención de Kalisch (28 de febrero de 1813) fue firmada entre Rusia y Prusia, y comprometió a Prusia a reincorporarse a la guerra contra Napoleón, preparando el escenario para la Guerra de Liberación de 1813.

El asedio de Glogau (15 de marzo-27 de mayo de 1813) fue un raro ejemplo de una exitosa defensa francesa de una de las fortalezas aisladas dejadas por la retirada de Polonia y el este de Alemania a principios de 1813, y vio una considerable guarnición resistir durante tres meses antes de que se levantara el asedio a raíz de la batalla de Bautzen.

La batalla de Möckern (5 de abril de 1813) fue el último combate significativo durante la Campaña de Primavera de 1813 antes de que Napoleón llegara al frente para asumir el mando en persona.

El combate de Weissenfels (29 de abril de 1813) fue uno de los primeros enfrentamientos entre el nuevo ejército de Napoleón de 1813 y el avance de las fuerzas prusianas y rusas, que a finales de abril habían alcanzado el río Saale en Sajonia.

La batalla del Campo de Azafrán o de Pagasae (353 a. C.) fue una victoria significativa para Felipe II de Macedonia y lo vio derrotar y matar a Onomarchus, el líder focio, una victoria que ayudó a asegurar el dominio de Felipe sobre Tesalia.

El sitio de Perinto (340-339 a. C.) fue un intento fallido de Felipe II de Macedonia de derrotar a un aliado vacilante, y se llevó a cabo junto con un sitio igualmente infructuoso de Bizancio. Ambos asedios tuvieron lugar en el período inmediatamente anterior a la Cuarta Guerra Sagrada.

El asedio de Bizancio (340-339 a. C.) fue un intento fallido de Felipe II de derrotar a un antiguo aliado, y se inició después de que su asedio de la cercana Perinto se encontrara con dificultades. Ambos asedios se produjeron en el período previo a la Cuarta Guerra Sagrada.

La batalla de Chaeronea (agosto de 338 a.C.) fue la última gran batalla en la carrera de Felipe II de Macedonia, y lo vio derrotar a una alianza griega liderada por Tebas y Atenas, en el proceso de establecer su dominio sobre los estados del centro y sur de Grecia.

La batalla de Neon (354 a. C.) fue una batalla de la Tercera Guerra Sagrada, y fue notable por la muerte del líder focio Filomelo.

La batalla de Hermeum (354 o 353 a. C.) fue una victoria fociana sobre los beocios (Tercera Guerra Sagrada), que siguió a una breve intervención fociana en Tesalia que los vio infligir dos raras derrotas en el campo de batalla a Felipe II.

El T24 3in Gun Motor Carriage fue un primer intento de producir un cazacarros montando un cañón antiaéreo de 3 pulgadas en el chasis del tanque mediano M3.

El carro motorizado T26 de 75 mm fue un diseño fallido para un antiaéreo autopropulsado que falló debido a problemas con el arma.

El carro motorizado de cañón T36 de 40 mm fue un intento fallido de montar un cañón antiaéreo Bofors en el chasis del tanque mediano M3.

El carro motorizado de armas múltiples T52 fue un diseño fallido para un vehículo antiaéreo autopropulsado armado con una pistola Bofors de 40 mm y dos ametralladoras.

El carro motorizado con cañón T53 de 90 mm fue un diseño para un cazacarros combinado y un cañón antiaéreo autopropulsado que fue rechazado después de que se llevó a cabo un extenso trabajo de desarrollo.

El tanque AA cuádruple de 20 mm, Skink, fue el intento más exitoso de montar un cañón antiaéreo en el chasis de un tanque Sherman, pero solo se produjeron un puñado, y su uso principal fue contra objetivos terrestres.

El Heavy Tank Mark VIII (Liberty Tank o International) originalmente estaba destinado a ser un tanque conjunto anglo-estadounidense-francés que se habría utilizado en grandes cantidades si la guerra hubiera continuado en 1919, pero que finalmente se construyó en pequeñas cantidades en Gran Bretaña. y versiones americanas.

El Heavy Tank T29 fue desarrollado en respuesta a la aparición de tanques pesados ​​alemanes en el teatro europeo, y llevaba un cañón de 105 mm en un chasis similar al utilizado en el M26 Pershing.

El USS Woolsey (DD-77) fue un destructor de la clase Wickes que se hundió en 1921 después de ser cortado a la mitad en una colisión con un barco mercante.

El USS Evans (DD-78) fue un destructor de la clase Wickes que entró en servicio en Estados Unidos justo después de la Primera Guerra Mundial, participó brevemente en el Neutrality Patrl y luego entró en servicio británico como HMS Mansfield.

USS Poco (DD-79) fue un destructor de la clase Wickes que se utilizó como transporte rápido durante la Segunda Guerra Mundial y se hundió frente a Gualalcanal en septiembre de 1942.

USS Kimberly (DD-80) fue un destructor de la clase Wickes que sirvió en aguas europeas durante la Primera Guerra Mundial, pero que fue desechado poco después del final de la guerra.

USS Sigourney (DD-81) fue un destructor de la clase Wickes que operó desde Brest durante la Primera Guerra Mundial y sirvió con la Royal Norwegian Navy y Royal Navy como HMS Newport durante la Segunda Guerra Mundial.

USS Gregory (DD-82 / APD-3) fue un destructor de la clase Wickes que entró en servicio a finales de la Primera Guerra Mundial y luego se convirtió en un transporte rápido. Se hundió mientras desempeñaba su nuevo papel frente a Guadalcanal en septiembre de 1942.

USS Stringham (DD-83 / APD-6) fue un destructor de clase Wickes que tuvo un servicio limitado hacia el final de la Primera Guerra Mundial, antes de servir durante la mayor parte de la Campaña del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial como transporte rápido.

USS Pintor (DD-84) fue un destructor de la clase Wickes que operó desde Gibraltar a fines de la Primera Guerra Mundial y luego sirvió como buque insignia de las fuerzas navales estadounidenses en el Mediterráneo Oriental en 1919.

El Supermarine N.1B era un explorador de un solo asiento diseñado para escoltar a los hidroaviones de patrulla RNAS.

El Supermarine Seal era un avión de reconocimiento anfibio y avistamiento fugaz que sirvió como prototipo del exitoso Supermarine Seagull, que fue en sí mismo la base del más famoso Supermarine Walrus.

El Supermarine Sea King era un caza anfibio y caza que se produjo en dos variantes, pero no recibió ningún pedido. Se convirtió en la base del avión de carreras Sea Lion, y como Sea Lion II ganó el Trofeo Schneider de 1922.

El Supermarine Sea Lion era una versión de carreras del avión de exploración Sea King. Se produjeron tres versiones y se inscribieron en las carreras del Trofeo Schneider de 1919, 1922 y 1923, ganando en 1922.

Aviones Boulton Paul

El Boulton Paul P.101 fue un diseño radical para un caza biplano escalonado, producido en respuesta a una especificación del Ministerio del Aire para un caza maniobrable con una alta tasa de ascenso.

El Boulton Paul P.102 era un proyecto para instalar un motor a reacción en un avión existente, pero sufrió una gran indecisión y finalmente fue cancelado.

Semiorugas y vehículos con ruedas alemanes 1939-1945, Alexander Lüdeke.
Observa los vehículos blindados y semiorugas utilizados por el ejército alemán antes y durante la Segunda Guerra Mundial, centrándose en el desarrollo y las descripciones técnicas de cada tipo y sus principales variantes. Cada tipo tiene una o dos páginas, respaldadas por fotos del vehículo. Un útil libro de referencia breve sobre estos vehículos esenciales, que cubre tanto los muchos tipos desarrollados en Alemania como el menor número de vehículos capturados puestos en servicio.
[leer reseña completa]

La Guerra Gempei 1180-85 - La Gran Guerra Civil Samurái, Stephen Turnbull.
Mira la guerra civil entre los clanes Taira y Minamoto que vio a los samuráis reemplazar a la Corte Imperial como la principal fuente de poder en Japón, y terminó con el establecimiento del Shogunato, el sistema de gobierno militar que duró casi setecientos años. Un relato fascinante de este conflicto crucial que ayuda a dar sentido a una guerra que a veces aparece como una colección de batallas inconexas que involucran a una serie de comandantes diferentes.
[leer reseña completa]

BT Fast Tank - El tanque de caballería del Ejército Rojo 1931-1945, Steven J. Zaloga.
Mira los tanques rápidos de la serie BT, basados ​​en el tanque americano Christie. Producidos en grandes cantidades en la Unión Soviética en varias variantes principales, los tanques BT se utilizaron en España, contra Japón en la frontera con Mongolia y durante la Guerra de Invierno, antes de ser destruidos en cantidades igualmente grandes durante el primer año de la Gran Guerra Patria. Traza el desarrollo de la versión soviética del tanque, las muchas versiones producidas y su carrera de combate principalmente poco impresionante.
[leer reseña completa]

Cruceros de batalla británicos y alemanes: su desarrollo y operaciones, Michele Cosentino y Ruggero Stanglini.
Un volumen útil que cubre el desarrollo, diseño y construcción de cruceros de batalla británicos y alemanes, sus despliegues en tiempos de guerra y los planes de ambos lados para la próxima generación de cruceros de batalla, de los cuales solo se completó el HMS Hood. Tener todo este material en un solo volumen brinda una descripción mucho mejor de los dos cruceros de batalla de la Armada, sus ventajas y defectos, y su desempeño dentro y fuera de la batalla. Concluye con una mirada a los diseños de cruceros de batalla y cruceros de batalla de otras naciones.
[leer reseña completa]

Stout Hearts: Los británicos y canadienses en Normandía 1944, Ben Kite.
Analiza en detalle el papel de cada elemento en la maquinaria militar británica y canadiense durante la Campaña de Normandía, incluyendo cada aspecto de las fuerzas terrestres desde la infantería hasta el blindaje, inteligencia, reconocimiento y servicios médicos, así como el apoyo aéreo y el potencia de fuego proporcionada por las enormes flotas aliadas frente a la costa de Normandía. Un compañero muy útil para los relatos narrativos de la campaña, que ayuda a explicar cómo los británicos y canadienses lograron superar la decidida resistencia alemana en su frente.
[leer reseña completa]

Brutus - Caesar & # 39s Assassin, Kirsty Corrigan.
Una biografía bien equilibrada de Brutus, uno de los defensores más consistentes de la República Romana, y famoso uno de los asesinos de César en los Idus de marzo. Pinta la imagen de un hombre de altos estándares morales (con algunas fallas en asuntos financieros), pero también un conspirador demasiado optimista, que no pudo hacer planes realistas para las secuelas del asesinato. Hace un buen trabajo al rastrear los primeros años bastante oscuros de Brutus, así como al distinguir entre leyendas posteriores y eventos históricamente probables.
[leer reseña completa]

Alesia - La lucha final por la Galia, Nic Fields.
Una historia útil del asedio y las batallas asociadas que aseguraron la conquista de la Galia por parte de César y pusieron fin a la revuelta de Vercingetorix, la primera (y única) vez que las tribus galas se unieron contra César. Comienza con una historia de la revuelta de Vercingetorix y el anterior asedio fallido de Gergova, antes de pasar al asedio climático de Alesia, el enorme esfuerzo de ayuda galo y su derrota por parte de César. Un buen relato de este asedio, respaldado por excelentes mapas que muestran la ciudad sitiada y sus alrededores.
[leer reseña completa]

Sailors on the Rocks - Famosos naufragios de la Royal Navy, Peter C. Smith.
Looks at a long series of Royal Naval shipwrecks, from the loss of HMS Coronation in 1691 to the grounding of HMS Nottingham in 2002. Covers the background histories of the ships involved, their actions in the period before their loss, the lead-up to the loss, the rescue attempts and the aftermath of the loss. An interesting book that covers a great deal of ground
[leer reseña completa]

US Navy Carrier Aircraft vs IJN Yamato Class Battleships, Pacific Theatre 1944-45, Mark Stille.
Looks at the two battles that resulted in the sinking of Yamato and Musashi, the two most powerful battleships ever completed, and the US aircraft, weapons and tactics that sank them. Interesting to bring together all of the relevant technical histories – the ships themselves, Japanese anti-aircraft guns, the US aircraft and their main weapons – in a single volume, followed by detailed accounts of the air attacks that sank the two battleships
[leer reseña completa]

By the Knife, Steve Partridge .
A historical novel set largely at sea in the middle of the eighteenth century, following two intertwined lives from their formative years in England, to their repeated encounters across the oceans. Written across a very broad canvas, from the Caribbean to the west coast of Africa, Britain to the Mediterranean, and with a good feel for the naval warfare and general lawlessness of the period.
[leer reseña completa]

The Great Siege of Malta - The Epic Battle between the Ottoman Empire and the Knights of St. John, Bruce Ware Allen.
Looks at one of the pivotal conflicts of the Sixteenth Century, when a massive Ottoman army attempted to capture Malta, then the main base for the Knights of St. John. This excellent history traces events from the earlier siege of Rhodes, where the Knights were defeated, through the intervening years of intermittent conflict, and on to the Great Siege itself, covering both the fighting on Malta and the attempts to raise the siege
[leer reseña completa]

Critical Convoy Battles of WWII - Crisis in the North Atlantic, March 1943, Jurgen Rohwer.
Focuses on the successful U-boat attacks on convoys HX.229 and SC.122, looking at how earlier convoys were able to avoid attack, why those particular convoys were hit so hard, the methods being used by both sides, and their impact on the longer term result of the Battle of the Atlantic. A useful study, despite its age (first published in 1977), in particular because of its focus on the successful German attacks of March 1943, which thus get the attention they deserve rather than being seen as a precursor to the Allied victories later in the summer.
[leer reseña completa]


El USS Monitor’s turret was armed with two XI-inch Dahlgren guns resting on specially designed gun carriages. To date, one carriage has been completely dissembled and the individual pieces are undergoing their own conservation treatments. The second carriage has only been partially disassembled and is visible to visitors in its treatment tank from our special viewing platform.Read more

USS Monitor full-scale replica, outside The USS Monitor Centrar

The Mariners’ Museum was named the official repository for the Monitor Collection by NOAA in 1987. The collection consists of over 200 tons of priceless artifacts recovered from the iconic Civil War ironclad located within the boundaries of NOAA’s Monitor National Marine Sanctuary.

There are no upcoming events.

Ironclad Revolution Exhibition

At the heart of the USS Monitor Center is the award-winning exhibition—Ironclad Revolution—a melding of artifacts, original documents, paintings, personal accounts, interactives and environments that will pique all five senses. The strategies, people, technology, and science behind the historic circumstances surrounding this story are displayed in a way the public has never before seen.Read more

As-found USS Monitor turret, upside down a full-scale replica, inside The USS Monitor Centrar

U.S.S. GUAM

USS Guam (LPH-9) keel was laid on 15 November 1962 at the Philadelphia Naval Shipyard. She was launched 22 August 1964, and after fitting out, was commissioned 16 January 1965.

LPH-9 was the third US Navy ship to be named after the World War II Battle of Guam. The second USS Guam (CB-2) was a cruiser commisioned towards the end of the Second World War.

USS Guam (LPH-) sailed for Norfolk, VA, her new homeport in April 1965. Immediately sent on to Fleet Refresher Training in Guantanamo Bay, Cuba, she returned in July 1965 to commence Amphibious Assualt Training.

Gaum then remained on the East Coast with deployments to the Caribbean in 1966, 1967 and 1969. On September 18 1966 Guam recovered the Gemini 11 space capsule with Astronauts Dick Gordon and Pete Conrad onboard.

In 1971 Gaum was choosen as a test ship for the Sea Control Ship Project. The LPH was a suitable platform for VSTOL Harrier fighters and Anti-submarine helicopters. Exercises were conducted through 1974 to evaluate the concept.

USS Guam deployed regularly to the Mediterranean Sea during the rest of her service career. The deployments were varied with North Atlantic cruises for Cold Weather Amphibious Assualt Exercises. In October 1983 Gaum participated in the invasion of Grenada and then headed directly to the Mediterranean due to the Lebanese Civil War.

After overhaul in 1985 USS Gaum returned to standing watch on the East Coast of the U.S., taking her turns with deployments to the Mediterranean and Caribbean. In August 1990 Guam departed Norfolk for the Persian Gulf as part of Operation Desert Shield and Operation Desert Storm. While deployed in January 1991 Guam was sent to Somalia to evacuate diplomatic perssonel. She returned to Norfolk in March 1991.

USS Gaum was decommissioned 25 August 1998. She sunk in a Fleet training exercise (SINKEX) 16 OCT 2001

The USS Guam (LPH-9) operational history and significant events of her service career follow:


Profiles from the Archives: William F. Parker

William Franklin Parker was born on July 30, 1897, in Wayne County, N.C., to John William and Rosa E. Parker. By 1910, the Parker family was living on a farm in Brogden, N.C., where they rented a home and William Parker was working as a farm laborer by the age of 12.

On May 1, 1917, William Parker enlisted in the U.S. Navy at the U.S. Naval Recruiting Station in Raleigh, N.C., as an Apprentice Seaman to serve in World War I. Parker was sent to Norfolk, Virginia, where he was stationed until May 30, 1917. On the same day, he was assigned to the USS Utah (BB-31), a Florida-class of dreadnought battleships. At the time Parker was aboard the ship, the USS Utah was serving around the Chesapeake Bay as an engineering and gunnery training ship.

From June 15 through July 7, 1917, Parker was in hospital at Norfolk, Virginia. By this time, he had reached the rank of fireman third class. On July 7, 1917, he returned to the USS Utah, and reached the rank of fireman second class. On August 10, 1917, Parker was transferred to the USS Kentucky (BB-6), a Kearsarge-class pre-dreadnought battleship used during this period as a training ship, where he reached the rank of fireman first class. On September 21, 1917, William Parker was sent to Philadelphia, Pennsylvania, to serve on a receiving ship, and by now had become an engineman second class. On October 2, 1917, Parker was assigned to his longest-tenured station ship aboard the battleship USS Indiana (BB-1).

William Parker remained aboard the USS Indiana until July 26, 1918, when he was transferred to a receiving ship in New York on August 8, 1918. On that day, Parker was assigned to his last ship, the USS Kermanshah, an Austro-Hungarian cargo ship that had sought refuge in the New York City harbor at the outbreak of World War I in 1914. In 1917, the U.S. government confiscated the cargo ship, and converted it to a military cargo ship that made trips to Europe with American military supplies in 1918. After the Armistice was declared on November 11, 1918, Parker was transferred to inactive service, and was honorably discharged on November 3, 1919, at Hampton Roads, Virginia, with the rank of engineman second class.

After the war, William Parker would marry Frances Elizabeth Paschal on March 31, 1926, in Guilford County, N.C. By 1930, the Parkers had come to live in Greensboro, N.C., and William was working as a mail carrier for the Greensboro U.S. Postal Service. Later in life, Parker transferred to working for the McLeansville, N.C., U.S. Post Office as a mail carrier, and retired from that position on October 31, 1956. The Parkers retired to the town of Shallotte in Brunswick County, N.C., prior to 1960. William F. Parker died on August 6, 1960, in Wilmington, N.C., from injuries he sustained in an automobile accident. He was buried in Guilford Memorial Park in Greensboro, N.C.

You can read William Parker's original WWI Navy pocket diary from his time aboard the USS Indiana online through the WWI collection of the North Carolina Digital Collections, a joint effort of the State Archives of North Carolina and the State Library of North Carolina.


USS Missouri : Served in World War II and Korean War

Life was exciting for 23-year-old Ensign Lee Royal in the summer of 1950. The tall, slim Texan had recently graduated from the United States Naval Academy and reported for duty on board the most famous warship in the world, the USS Misuri. Royal was wearing the gold bars of a commissioned officer, a step up from the previous year when he had served on the same ship as a midshipman on a training cruise.

los Misuri had visited England during that cruise, and Royal and two classmates had been brash enough to go to Chartwell, Winston Churchill’s country home. They wanted to shake the hand of the former British prime minister. Churchill had been even more obliging than that, taking the three young midshipmen on a tour of the grounds and then presenting them with books, cigars, and wine. An amazed bodyguard told them privately that the British statesman had been much more hospitable to them than to many of his famous visitors. The guard mentioned that Churchill was fond of navy men, Americans, and young people. The midshipmen belonged to all three categories.

By 1950, the Misuri was the U.S. Navy’s only active battleship–just a decade after the navy had considered battleships to be its foremost fighting ships. The Japanese attack on Pearl Harbor on December 7, 1941, however, had dramatically changed the situation. Soon aircraft carriers and submarines became the navy’s primary offensive weapons, while battleships were relegated to a secondary role. They had been designed to fight gun duels against large surface vessels, but those encounters rarely occurred in World War II. The United States entered the war with a number of old, slow battleships commissioned between 1912 and 1923, which were primarily used for shore bombardment and to support amphibious landings. Only the navy’s 10 new battleships, commissioned between 1941 and 1944, were fast enough to travel in aircraft carrier task groups and provide antiaircraft protection.

El USS Misuri was the last battleship the navy completed. Commissioned in June 1944, she reached the Western Pacific war zone in early 1945. The ship served with carrier forces in support of landings at Iwo Jima and Okinawa, and near the end of the war, the Missouri’s 16-inch guns bombarded industrial targets in Japan itself.

‘Mighty Mo’ became world-famous as the site of the Japanese surrender ceremony in Tokyo Bay on September 2, 1945, bringing World War II to an end. los Misuri and dozens of other U.S. warships arrived home to a triumphant welcome, but the nation demobilized rapidly once the hostilities ceased. At the end of the war, the navy had 23 battleships in commission but soon began withdrawing them from active service–mothballing the newest ones and scrapping the oldest. The return to peacetime defense budgets emphasized the fact that the battleships’ period of primacy was over.

By the summer of 1950, the Misuri had been downgraded from a full-fledged warship to a training vessel with a reduced crew. Economy-minded Secretary of Defense Louis Johnson would have preferred to decommission the Misuri entirely to save money, but President Harry S. Truman wouldn’t allow it. The president was particularly fond of the ship. Not only was she named for his home state, but his daughter Margaret had christened her.

When Lee Royal returned to the Misuri the year after his visit with Churchill, the ship was making another training cruise, but this time budget considerations limited her itinerary to the western Atlantic Ocean. Still, Royal found it an enjoyable experience, particularly when the battleship made a port visit to New York City in mid-August. One evening Royal and a date went to see a Broadway musical. When he returned to the ship at one in the morning the officer on the quarterdeck asked him, ‘Did you have a good time?’ The ensign replied that he had. ‘Good,’ the officer said, ‘because that’s the last one you’re going to have for some time.’ The Misuri was going back to war.

The korean war had begun a month and a half earlier, on June 25, 1950. As Communist North Korea army units advanced into South Korea, President Truman committed American troops to the hostilities. Porque el Misuri possessed the only active 16-inch guns in the fleet–an important factor in the planning of amphibious assaults–she received orders to report for duty half a world away.

Five years earlier, General of the Army Douglas MacArthur had accepted the Japanese surrender on the captain’s veranda deck of the Misuri. Now the general was planning an invasion at the port of Inchon, behind North Korean lines. He scheduled the action for mid-September and wanted the Misuri‘s big guns to stop North Korean traffic on roads leading into the Inchon-Seoul area.

los Misuri‘s crew had much to do. The ship traveled first to her home port of Norfolk, Virginia, where she spent four days and nights taking on supplies of food, fuel, and ammunition. The battleship’s peacetime crew increased to a fighting complement of 114 officers and 2,070 enlisted men.

On Saturday morning, August 19, 1950, the 887-foot-long warship cruised through Hampton Roads and Thimble Shoal Channel and into the Atlantic Ocean. The same routine trip had been a disaster seven months earlier. On January 17, while leaving for a training cruise to Cuba, the Misuri had run aground in the same port, a huge embarrassment for the navy. Captain William D. Brown was relieved of command shortly after that.

los Misuri‘s role in the Inchon mission was considered so important that she went to sea in the face of threatening weather. That night newly appointed Captain Irving Duke and his crew paid heavily as they encountered a hurricane off North Carolina. Under normal conditions the Misuri was rock steady, but these waters were anything but normal. The wind and waves sent two helicopters over the side and caused serious damage elsewhere. Trying to outflank the storm had been a calculated risk, and the ship suffered for it.

The battleship passed through the Panama Canal and into the Pacific Ocean and proceeded to Pearl Harbor for repairs and installation of antiaircraft guns that had been removed after World War II. She then continued westward–through the Philippine archipelago and toward Japan.

Nature, though, didn’t respect the navy’s scheduling. Typhoon Kezia lay in the ship’s path. This time, Captain Duke took a more deliberate approach, following a course that diminished the risk of storms. The ship came through unscathed, but the delays from the repair period and the zigzag course kept the ship from reaching Korea in time for the Inchon invasion.

Up until this point the fighting in Korea had not been going well for the ill-prepared United Nations forces. The North Koreans had pushed steadily southward, driving the U.N. troops into the Pusan perimeter at the southern end of the Korean peninsula. MacArthur’s invasion at Inchon, however, proved to be a brilliant success even without the Misuri‘s firepower. When it became apparent that the battleship could not make it to Inchon in time for the invasion, which had to be precisely timed to take advantage of the tides, the Misuri received orders to bombard North Korean transportation facilities and ground troops along the way. When the ship finally reached Inchon on September 21, MacArthur, an old soldier who was then 70, came aboard for a visit.

Members of the ship’s Marine detachment scoffed at the theatrical general, whom some people scornfully referred to as ‘Dugout Doug.’ Some of the men under MacArthur’s command during World War II had given him the nickname due to his absence during the siege of Bataan on the PhilippineIslands.

When the five-star general arrived on board, he spoke with Captain Lawrence Kindred, commanding officer of the Missouri’s Marines. The general told him, ‘I have just returned from the far north, where your comrades-in-arms are in close combat with the enemy. And I wish to report to you that there is not a finer group of fighting men in the world than the U.S. Marines.’ The previously skeptical Kindred became an instant MacArthur fan.

The following month another famous guest boarded the Misuri. Comedian Bob Hope presented a show for the benefit of crew members gathered on the fantail for a Navy Day celebration. Hope’s time-honored formula included both humor and an attractive actress, Marilyn Maxwell.

The ground fighting improved for U.N. forces in the wake of the landings at Inchon. Later in the year, however, the situation turned around again as Chinese forces entered the war to help the North Koreans, and U.N. troops were once again pushed south. In action that became legendary in the annals of Marine Corps history, troops at frozen Chosin Reservoir fought a valiant rear-guard action. Shortly before Christmas, the Marines moved to an evacuation site in the port of Hungnam on the east coast, where the Misuri created a curtain of fire between the advancing enemy and the retreating allies. Though the ship no longer performed the ship-against-ship missions for which she was designed, her guns proved an invaluable weapon for land war, with each 16-inch projectile capable of producing a crater some 30 feet in diameter.

By 1951, the battleship had settled into a wartime routine that included bombarding enemy facilities on shore, supporting ground troops, and providing antiaircraft protection for carriers launching bombing strikes against North Korea. Periodically she would meet up with supply ships for replenishment at sea or travel to Sasebo, Japan, to take on ammunition and give the crew some free time ashore. Missouri’s first combat service in Korea ended in mid-March, six months after her arrival, and she began the long trip back to the United States.

By this time the navy had begun pulling other World War II-era ships from mothballs for return to active duty. Entre ellos estaba el Missouri’s sister ship, New Jersey, slated as her relief. The two ships crossed paths at the Panama Canal. los Wisconsin was recommissioned in March, and the Iowa would be recommissioned in August. With all four ships of the Iowa class back in active service, the situation had changed dramatically from the previous August when Ensign Royal learned that his New York liberty had been the last good time he would see for a while. Ahora el Misuri became part of a regular rotation as the battleships alternated between midshipman training cruises and deployments to the 7th Fleet off Korea.

los Misuri returned to Norfolk on April 27, more than eight months after her hurried departure for the war zone. Thousands of people turned out for the homecoming celebration. As the battleship headed toward her berth at the naval station’s pier seven, a biplane flew overhead, towing a long banner that read, ‘WELCOME HOME MIGHTY MO.’

During the summers of 1951 and 1952 the Misuri resumed her role as a training ship, but in September 1952, the battleship returned for more Far East duty. Taking command for the Misuri‘s second deployment to Korea was Captain Warner Edsall. As the ship proceeded westward, Ensign Lawrence ‘Ace’ Treadwell, a recent naval academy graduate and not long married, was standing on the Missouri’s bridge when he heard Captain Edsall remark, ‘It’s great to be back to sea.’ Treadwell would have preferred to be home with his wife, but the captain realized he had one of the choicest commands in the navy, and he meant to enjoy it.

By the autumn of 1952 the Korean War had settled down to a stalemate. North Korean and U.N. representatives met at Panmunjom to seek some sort of negotiated settlement. President Truman had ruled out taking the war north to China, but he was determined to hold onto territory in South Korea during the peace talks. Entonces el Misuri continued her program of shore attacks.

The battleship remained so far off shore during her bombardment missions that she was essentially invulnerable. Uno de los Missouri’s targets was the port of Wonsan, a transportation hub and industrial center on the east coast of North Korea. On March 5 and March 10, 1953, North Korean gunners at Wonsan retaliated and succeeded in firing some shrapnel onto the battleship’s broad fantail. The range was long for Misuri‘s less powerful 5-inch guns, but they were aimed toward Wonsan and pumped out 998 rounds, by far the most prolific day for the smaller guns during the deployment.

As the Misuri had done two years previously, she made a number of visits to Japan for re-arming and so that the crew could enjoy liberty. One of those who went sightseeing was Chief Gunner’s Mate Jack McCarron, who had served on the Misuri for roughly five years–a long tour of duty for a navy man. On December 7, 1941, McCarron had been badly burned while manning a 5-inch antiaircraft gun on the battleship Arizona during the Japanese attack on Pearl Harbor. McCarron had the distinction of serving on the two battleships that symbolized the beginning and the end of World War II in the Pacific.

los Missouri’s last bombardment mission of the Korean War came to an end on the morning of March 25, 1953. She fired at targets in the vicinity of Kojo, just south of Wonsan. Captain Edsall was on the Misuri‘s bridge on the morning of March 26 as she steamed into port at Sasebo, Japan, the first stop on the long journey home. At 7:21 a.m., just after Edsall gave the helmsman an order, the captain grasped the arm of his executive officer, Commander Bob North, and collapsed on the deck. North directed the ship to her berth, as Edsall was pronounced dead of a heart attack. A new skipper, Captain Robert Brodie, Jr., soon came aboard to take command and shepherd the Misuri back to the United States.

In 1953, Dwight D. Eisenhower replaced Harry Truman as president of the United States, and during that summer the negotiators at Panmunjom completed armistice talks and ended the fighting. South Korea had maintained its independence, and the war had remained a limited one, although U.S. casualties totaled about 137,000.

The conflict did not end in a rousing and decisive victory like that of World War II, but the Misuri had made a significant contribution to the Korean War. She was decommissioned after the war, but in 1986 the modernized Misuri was recommissioned once more. During the Persian Gulf War five years later, the battleship again saw active service, when her guns and missiles were used against military targets in Iraq.

In 1992, the Misuri was decommissioned for the second time. Four years later the navy donated the battleship to the Honolulu-based USS Missouri Memorial Association. los Misuri will never again see combat but will open as a memorial museum in Pearl Harbor, Hawaii, in January 1999, allowing visitors the opportunity to board America’s most celebrated battleship.

This article was written by Paul Stillwell and originally published in the February 1999 issue of Historia americana Revista. Para obtener más artículos excelentes, suscríbase a Historia americana revista hoy!


Ver el vídeo: DD984SinkEx