Nueve partes del alma humana según los antiguos egipcios

Nueve partes del alma humana según los antiguos egipcios


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La idea del alma humana ha fascinado a la humanidad durante miles de años. Las culturas de todo el mundo han tratado de explicar el alma o el espíritu de una amplia y fascinante variedad de formas.

El alma es a menudo un aspecto importante de la religión y está estrechamente ligada al más allá, la reencarnación y los reinos espirituales. Esto significa que el concepto del alma es parte integral de muchos sistemas de creencias y que en muchos casos las descripciones y explicaciones del alma son largas y complejas.

Tanto para los religiosos como para los no religiosos, el alma sigue siendo un símbolo de sí mismos, y la idea de apostar o perder el alma se ha utilizado como argumento en historias como Fausto por generaciones. En algunas culturas, como las tribus cazadoras de cabezas en Indonesia, tomar la parte del cuerpo que se cree que alberga el alma de un enemigo es el mayor premio, al mismo tiempo negarle a su enemigo la oportunidad de pasar a una vida después de la muerte y robar el poder de la vida. alma para fortalecer su propia tribu o familia.

Los antiguos egipcios tenían sus propias ideas complejas sobre lo que constituye el alma humana, y sus creencias implicaban dividir el alma en nueve partes: Khat, Ba, Ren, Ka, Shuyet, Jb, Akh, Sahu y Sechem.

Ocho de ellos fueron inmortales y pasaron a la otra vida y el noveno fue el cuerpo físico que quedó atrás. Todas las partes tenían sus propias funciones únicas, y al analizarlas es posible comprender más sobre lo que creían los antiguos egipcios.

Khat o Kha - El cuerpo

Los antiguos egipcios creían que la forma física en sí misma era parte del alma humana y llamaron a este elemento Khat o Kha. Era la vasija habitada por el resto del alma en la Tierra. Esta es parte de la razón por la que la momificación se volvió tan importante para los antiguos egipcios: preservar el cuerpo físico era en realidad preservar una parte importante del alma.

Después de la muerte de una persona, aún se le harían ofrendas al alma en su cuerpo físico porque se creía que el resto de su alma podía absorber sobrenaturalmente los beneficios y nutrientes de las ofrendas. El cuerpo era un vínculo con la esencia de la persona que alguna vez lo había habitado, un concepto que se ve en muchas otras interpretaciones del alma.

Ba - La personalidad

El Ba es quizás lo más cercano que tenían los antiguos egipcios a las ideas modernas sobre el alma. Formaba todos los elementos de una persona que la hacían única.

Tomando la forma de un pájaro con cabeza humana, el Ba era la forma en que el alma podía moverse entre el reino mortal y el espiritual. Los egipcios creían que Ba todavía viajaba entre ambos reinos ocasionalmente mientras una persona aún estaba viva, pero que el viaje que Ba hacía entre mundos aumentaba significativamente después de la muerte.

Ba, parte del alma humana, en un facsímil de una viñeta del Libro de los Muertos. (Un loro / )

El Ba visitaba a los dioses y el reino espiritual, pero era esta parte del alma la que también frecuentaba los lugares amados por una persona cuando todavía estaba viva, manteniendo un vínculo entre las partes del alma que habitaban entre las estrellas y el planeta. Khat y otros elementos del alma que habían permanecido en la Tierra.

La idea de que el Ba pasaría tiempo en lugares que una persona amaba durante la vida también es similar a algunas ideas modernas sobre fantasmas y espíritus que permanecen en un lugar que alguna vez fue amado por una persona en particular cuando estaban vivos. También se creía que el Ba estaba conectado físicamente al cuerpo y permanecería con el Khat cuando no estuviera visitando otros lugares físicos o en comunión con los dioses.

Ren - El verdadero nombre

A los antiguos egipcios se les dio un nombre al nacer que se mantuvo en secreto para todos menos para los dioses. Este nombre se consideraba una parte extremadamente importante y poderosa del alma con la capacidad de destruir a una persona y su alma de forma permanente.

A lo largo de la vida, un individuo era conocido solo por un apodo para que nadie pudiera conocer su verdadero Ren y obtener los poderes que contenía, o la oportunidad y el conocimiento necesarios para destruirlo.

Mientras el Ren todavía existiera, un alma tenía el poder de seguir sobreviviendo. Siempre que el embalsamamiento se completara correctamente y la momificación fuera exitosa, el Ren significaba que una persona y su alma existirían por la eternidad.

  • Escalera al cielo: conceptos antiguos sobre el cielo y el más allá
  • ¿Por qué no hay nariz? El aliento de vida ancestral y las "estatuas vivientes" notablemente poderosas
  • ¿Sabían los antiguos egipcios la distancia entre los planetas interiores?

Mientras existió el Ren, el alma humana sobrevivió. (Jacktandy000 / CC BY-SA 4.0 )

Una serie de textos que comenzaron alrededor del 350 d.C. Libro de las Respiraciones compiló los nombres de los antiguos egipcios y los anotó físicamente para tratar de asegurarse de que sobrevivieran. El poder del nombre fue reconocido por la creación del cartucho, una forma especial de escribir un nombre dentro de una barrera mágica protectora, que se usó alrededor de los nombres reales.

Al igual que preservar el nombre, el Ren era crucial para preservar el alma. Destruir el Ren era una forma de asegurarse de que un alma fuera destruida para siempre. Esta es parte de la razón por la que algunos nombres de figuras odiadas como Akhenaton fueron eliminados ritual y destructivamente de los monumentos y textos después de su muerte.

Ka - La esencia vital

El Ka era la esencia vital de una persona que distinguía entre la vida y la muerte. Los egipcios creían que la diosa de la fertilidad, Heqet, o la diosa del parto, Meskhenet, insuflaba Ka en un cuerpo en el momento del nacimiento. El Ka es lo que dio vida al recién nacido.

Creían que el Ka se sostenía durante toda la vida a través de la comida y la bebida. Creían que el Ka aún necesitaba alimento después de la muerte, razón por la cual se le presentaba comida y bebida al Khat. No pensaban que el Ka todavía necesitara comer la comida físicamente, pero pensaban que los nutrientes eran absorbidos por el Ka de una manera sobrenatural después de la muerte.

Se desarrolló una especie de bandeja de ofrendas llamada Casa del Alma que estaba hecha de arcilla con la forma de una casa para presentarle las ofrendas al Ka. Algunos ejemplos sobrevivientes incluso tienen modelos de comida en arcilla, y se han utilizado como una forma de determinar cómo se vería una casa promedio en el antiguo Egipto.

Una casa del alma .. (Geni / CC BY-SA 4.0 )

Algunas personas creen que las Casas del Alma fueron pensadas incluso como un lugar físico para que los Ka residieran, aunque no hay evidencia de esto, y es más probable que fueran simplemente una forma elaborada de presentar ofrendas de comida y bebida al difunto.

Shuyet - La sombra

Los antiguos egipcios creían que la sombra era en realidad parte del alma de una persona. Siempre estuvo presente, y creían que contenía una parte de lo que hace que cada individuo sea único.

Como en muchas otras culturas, los egipcios también creían que la sombra estaba relacionada de alguna manera con la muerte. Se creía que Shuyet era un sirviente de Anubis, el dios egipcio de la muerte y el más allá. Las representaciones físicas del Shuyet eran de una figura humana sombreada completamente de negro.

Anubis era el antiguo dios egipcio asociado con los rituales de momificación y entierro, aquí atiende a una momia. (Jeff Dahl / )

Algunas personas tenían una "Caja de Sombras" entre sus artículos funerarios para que los Shuyet tuvieran un lugar donde habitar. En el egipcio Libro de los Muertos se describe que el alma abandona la tumba del difunto durante el día en forma de sombra. Este Shuyet se considera solo una sombra de la persona que representa y no una manifestación importante o destructiva del difunto en el ámbito físico.

Jb - El corazón

Así como mucha gente todavía cree hoy, los antiguos egipcios veían el corazón como el hogar de las emociones humanas. También se consideró el centro del pensamiento, la voluntad y la intención. Esto significaba que Jb (corazón) era una parte muy importante del alma para ellos, y la palabra aparece en muchos dichos y expresiones en los escritos del antiguo Egipto. Si bien las expresiones en inglés a menudo se refieren al corazón como una metáfora, en los dichos de los antiguos egipcios, mencionar el corazón se refiere al corazón físico.

Como elemento del alma, el Jb era la parte que una persona usaba para acceder al más allá. El corazón se pesaría en una balanza contra una pluma, la pluma de la verdad, y si el corazón pesaba más que la pluma, a una persona se le negaba el acceso a la otra vida y su corazón era devorado por un demonio llamado Ammit que fue descrito como un temible híbrido león-hipopótamo-cocodrilo.

Pesaje del corazón, el Jb del alma humana. (ISa1 / )

Para preservar y proteger el Jb, el corazón se embalsamaba especialmente y luego se colocaba con el resto del cuerpo junto con un escarabajo de corazón que era un amuleto mágico destinado a evitar que el corazón revelara demasiada información sobre una persona y pusiera en peligro su éxito en pasando el peso del corazón.

Akh o Ikhu: el yo inmortal

El Akh era una combinación mágica de los elementos Ba y Ka que representaban al ser inmortal iluminado después de la muerte. Esta unificación mágica de Ba y Ka solo sería posible si se realizaran los ritos funerarios correctos después de la muerte.

El Akh no se quedó con el Khat como lo hicieron muchos otros elementos del alma, vivió entre las estrellas con los dioses, aunque regresó al cuerpo en ocasiones si era necesario. Era una representación del intelecto, la voluntad y las intenciones de una persona.

El Akh también era el aspecto del alma que podía reconectarse a través de los seres queridos al aparecer ante ellos en sus sueños.

Sahu - El juez y el cuerpo espiritual

El Sahu era en realidad un aspecto más del Akh. Tan pronto como se consideraba que un alma era digna de entrar en la otra vida, el Sahu se separaba de todas las demás formas del alma. Al igual que algunas ideas modernas sobre los fantasmas, se decía que el Sahu perseguía a aquellos que habían hecho daño a una persona en la vida y protegía a aquellos a quienes el alma había amado. Así como el Akh podría aparecer en los sueños de una persona, el Sahu podría aparecer ante una persona.

  • ¿Creencias ocultas cubiertas por la Iglesia? Resurrección y reencarnación en el cristianismo primitivo
  • Ciencia versus religión en nuestros orígenes antiguos: ¿qué pasa si ambos están equivocados?
  • La religión no es enemiga de la ciencia: ha inspirado a los científicos durante siglos

La literatura del Antiguo Egipto incluía fantasmas de Sahu, la parte "fantasma" del alma humana. (SteinsplitterBot)

A menudo se lo consideraba un espíritu vengativo y se le podía culpar de cualquier mala suerte. Incluso hay un ejemplo del Reino Medio de una carta dejada por un viudo en la tumba de su difunta esposa rogándole a Sahu que deje de perseguirlo.

Sechem o Sekhem - Energía vital

El Sekhem era otro elemento del Akh. No se sabe mucho sobre el Sekhem, pero se consideraba una especie de energía vital del alma. El Sekhem estuvo presente en la otra vida después de que se dictara el juicio y el alma fuera considerada digna.

En el Libro de los Muertos el Sekhem se describe como un poder y el lugar en el que los dioses Horus y Osiris viven en el inframundo.

Hoja de un libro de los muertos. (Alonso de Mendoza / )

El Sekhem también puede haberse utilizado para controlar el entorno físico y los resultados de una persona y sus acciones. Como el Akh, el Sekhem no residía con el Khat y el cuerpo físico, sino entre las estrellas con los dioses y diosas.

La complejidad del alma

La forma en que los antiguos egipcios dividieron el alma es indicativa de lo importante que era para ellos. Claramente era algo en lo que se había pensado con una gran cantidad de detalles, y era el quid de sus creencias sobre la otra vida y cómo una persona podía alcanzarla.

Sus creencias sobre el alma también dictaban la forma en que trataban al cuerpo después de la muerte. La momificación, una parte icónica de la cultura del antiguo Egipto, fue el resultado de sus creencias sobre el Khat y otras partes del alma que necesitaban un lugar para vivir.

Los nueve aspectos del alma también han influido en muchas otras partes de la cultura egipcia. Desde la eliminación violenta de nombres para destruir el Ren hasta la creación de textos como el Libro de los Muertos , el alma fue fundamental para gran parte de la cultura y la sociedad del antiguo Egipto.

Sin este complicado sistema de creencias, muchos de los artefactos que se han convertido en elementos icónicos y de renombre mundial de la antigua cultura egipcia no se habrían desarrollado, y el fascinante mundo que ha capturado muchas imaginaciones modernas puede haber dejado atrás tesoros muy diferentes.


5: Componentes del alma en el antiguo Egipto

Los cinco componentes son: Ren, Ka, Ib, Licenciado en Letras y Sheut.

El concepto más simple es Ren, que es literalmente su nombre: vive mientras se le recuerde, o se puede leer en las inscripciones, o se puede incluir en las oraciones por los antepasados ​​y sus logros.
Ka también es bastante fácil de traducir al idioma moderno, porque es esa esencia vital la que marca la diferencia entre los vivos y los muertos, entre la vida y la carne muerta, entre un cuerpo caliente y arcilla fría.
Ib es literalmente el corazón, formado a partir de una sola gota de sangre coagulada extraída del corazón de su madre en el momento de su concepción o nacimiento. Con el corazón, los egipcios se referían no solo al órgano para bombear sangre alrededor de su cuerpo, sino al asiento de su alma, la buena fuerza que dirige su vida, que busca la verdad, la paz y la armonía.
Ba es lo que nos hace únicos y diferentes a cada uno de nosotros, lo que nos hace esforzarnos y lograr, el motivador pero también la fuerza elemental hambrienta que necesita comida y sexo. De alguna forma, su ba está destinado a sobrevivir después de la muerte, a menudo representado o imaginado como un pájaro con cabeza humana, que con buena suerte saldrá de día para disfrutar de la luz, pero también podría terminar existiendo solo en la oscuridad, como el murciélago o el búho que acecha las ruinas.
Sheut es tu sombra y, por extensión, el otro tú, además de usarse para describir una estatua, un modelo o una pintura de un humano.


Sheut (sombra)

La sombra de una persona, Sheut (šwt en egipcio), siempre estuvo presente. Se creía que una persona no podía existir sin una sombra, ni una sombra sin una persona, por lo tanto, los egipcios supusieron que una sombra contenía algo de la persona que representa. Por esta razón, a veces se hacía referencia a las estatuas de personas y deidades como sus sombras.

La sombra fue representada gráficamente como una pequeña figura humana pintada completamente de negro también, como una figura de la muerte, o sirviente de Anubis.


Las 9 partes del alma humana según el antiguo Egipto

En muchas culturas antiguas, como las que se encuentran en Asia, África e incluso América, encontramos un concepto de Alma análogamente similar al concepto desarrollado por las religiones del grupo judeocristiano (incluido el Islam) y la filosofía europea.

El alma, desde el punto de vista Védico o Veda, es el ser, que por naturaleza es eterno (sin nacimiento ni muerte o sin principio ni fin) de una sustancia diferente a la del cuerpo físico y que tiene su propia conciencia.

Desde este punto de vista, la ciencia material o la que estudia los fenómenos físicos o materiales es limitada porque no puede estudiar los fenómenos espirituales ya que su naturaleza es diferente a la física.

Este capítulo del Bhagavad Gita trata de la naturaleza del alma.

Pero así como esas culturas antiguas explican en detalle el concepto del alma humana, los antiguos egipcios, conocidos por haber sido una de las civilizaciones antiguas más avanzadas que jamás haya existido en la Tierra, desarrollaron un concepto extremadamente interesante que explica el alma humana.

EL ALMA NO ERA SÓLO EL PERSONAJE DE UNO, SINO UN SER COMPUESTO DE DIFERENTES ENTIDADES, CADA UNA DE LAS CUALES TENÍA SU PROPIO PAPEL QUE JUGAR EN EL VIAJE DE LA VIDA Y EL MÁS ALLÁ.

Los antiguos egipcios estaban convencidos de que el alma humana estaba compuesta por NUEVE partes principales: el Ren, el Ba, el Ka, el Shuyet y el Jb, el Akh, el Sahu, el Khat y el Sechem.

(Nota) En algunas épocas, se pensaba que el alma estaba compuesta por cinco partes y en otras siete, pero, en general, eran nueve. Aquí echamos un vistazo a las NUEVE partes.

Además de los componentes del alma humana, existía el cuerpo humano denominado Ha-Haw, que se interpretaba como la suma de las partes corporales.

Jb (el corazón) era una parte extremadamente importante del alma egipcia.

Se creía que se formaba a partir de una gota de sangre del corazón de la madre del niño, extraída en el momento de la concepción.

En la mitología egipcia antigua, el corazón era la clave del más allá.

Shuyet (la sombra) siempre está presente. Los antiguos egipcios creían que la sombra resumía lo que representa una persona.

Ren (el nombre) era otra parte crucial del alma. El Ren de una persona se les dio al nacer y los egipcios creían que viviría mientras se pronunciara ese nombre.

Bâ (La personalidad) Reanudado, los antiguos egipcios creían que Bâ era todo lo que hace a una persona única.

Ka (La chispa vital) Según los antiguos egipcios, el Ka era un concepto vital en el alma, ya que distingue la diferencia entre una persona viva y una muerta.

Khat (el cuerpo) El Antiguo Egipcio se refería al Khat como el cuerpo físico que, una vez fallecido, proporcionaba el enlace entre el alma y la vida terrenal de uno.

Akh (el yo inmortal) según los antiguos egipcios, el Akh era el yo inmortal transformado que ofrecía una unión mágica de Ba y Ka.

Sahu (el juez) El Sahu era el aspecto de Akh que le llegaba a una persona como un fantasma o mientras dormía en sueños.

Sahu se diferenciaba de todos los demás aspectos del alma una vez que el dios Osiris "justificaba" a la persona y la consideraba digna de la existencia eterna.

Sechem (Otro aspecto de Akh) El Sechem fue otro aspecto del Akh que le permitió el dominio de las circunstancias.

Se consideraba la energía vital vital de la persona que se manifestaba como el poder que tenía la capacidad de controlar el entorno y los resultados de la persona.

Además, según los antiguos egipcios, el ser humano tiene ocho grados de personalidad:

"Ren", o “el nombre, pudiendo seguir existiendo según los cuidados de un correcto embalsamamiento.

"Sejem" es la energía, el poder, la luz del difunto.

"Aj" es la unificación de “Ka” y “Ba”, en vista de un regreso a la existencia.

"Licenciado en Letras", que hace que un individuo sea lo que es, también se aplica a las cosas inanimadas. Es el concepto más cercano al "alma" occidental.

"Ka" la fuerza vital. Sustentados por ofrendas de alimentos al difunto.

"Sheut o Shuyet" es la sombra de la persona, representada por una figura humana completamente negra.


Las 9 partes del alma humana según el Antiguo Egipto

En el antiguo Egipto, se pensaba que el alma de una persona constaba de nueve partes separadas que estaban integradas en un individuo completo pero que tenían aspectos muy distintos.

En muchas culturas antiguas, como las que se encuentran en Asia, África e incluso América, encontramos un concepto de Alma análogamente similar al concepto desarrollado por las religiones del grupo judeocristiano (incluido el Islam) y la filosofía europea.

El alma, desde el punto de vista Védico o Veda, es el ser, que por naturaleza es eterno (sin nacimiento ni muerte o sin principio ni fin) de una sustancia diferente a la del cuerpo físico y que tiene su propia conciencia.

Desde este punto de vista, la ciencia material o la que estudia los fenómenos físicos o materiales es limitada porque no puede estudiar los fenómenos espirituales ya que su naturaleza es diferente a la física.

Este capítulo del Bhagavad Gita trata sobre la naturaleza del alma.

Pero así como esas culturas antiguas explican en detalle el concepto del alma humana, los antiguos egipcios, conocidos por haber sido una de las civilizaciones antiguas más avanzadas que jamás haya existido en la Tierra, desarrollaron un concepto extremadamente interesante que explica el alma humana.

EL ALMA NO ERA SÓLO UN PERSONAJE & # 8217S SINO UN SER COMPUESTO DE DIFERENTES ENTIDADES, CADA UNA DE LAS CUALES TENÍA SU PROPIO PAPEL QUE JUGAR EN EL VIAJE DE LA VIDA Y EL MÁS ALLÁ.

Los antiguos egipcios estaban convencidos de que el alma humana estaba compuesta de NUEVE partes principales: el Ren, el Ba, el Ka, el Shuyet y el Jb, el Akh, el Sahu, el Khat y el Sechem.

(Nota) En algunas épocas, se pensaba que el alma estaba compuesta de cinco partes y en otras de siete, pero, en general, eran nueve. Aquí echamos un vistazo a las NUEVE partes.

Además de los componentes del alma humana, estaba el cuerpo humano denominado Ha & # 8212Haw & # 8212, que se interpretó como la suma de las partes corporales.

Jb (El corazón) era una parte extremadamente importante del alma egipcia. Se creía que se formaba a partir de una gota de sangre del corazón de la madre del niño, tomada en el momento de la concepción. En la mitología egipcia antigua, el corazón era la clave del más allá.

Shuyet (La Sombra) siempre está presente. Los antiguos egipcios creían que la sombra resumía lo que representa una persona.

Ren (El nombre) era otra parte crucial del alma. Una persona & # 8217s Ren se les dio al nacer y los egipcios creían que viviría mientras se pronunciara ese nombre.

Licenciado en Letras (La personalidad) Reanudado, los antiguos egipcios creían que Bâ era todo lo que hace a una persona única.

Ka (La chispa vital) Según los antiguos egipcios, el Ka era un concepto vital en el alma, ya que distingue la diferencia entre una persona viva y una muerta.

Khat (El Cuerpo) el Khat fue referido por el Antiguo Egipcio como el cuerpo físico que, cuando falleció, proporcionó el ling entre el alma y la vida terrenal de uno.

Akh (El Ser Inmortal) según los antiguos egipcios, el Akh era el ser inmortal transformado que ofrecía una unión mágica de Ba y Ka.

Sahu (El Juez) El Sahu era el aspecto de Akh que le llegaba a una persona como un fantasma o mientras dormía en sueños. Sahu fue diferenciado de todos los demás aspectos del alma una vez que la persona fue & # 8216justificada & # 8217 por el Dios Osiris y juzgada digna de la existencia eterna.

Sechem (Otro aspecto del Akh) El Sechem fue otro aspecto del Akh que le permitió el dominio de las circunstancias. Se consideraba la energía vital vital de la persona que se manifestaba como el poder que tenía la capacidad de controlar el entorno y los resultados de uno.

Además, según los antiguos egipcios, el ser humano tiene ocho grados de personalidad:

& # 8220Ren & # 8220, o & # 8220el nombre, pudiendo seguir existiendo según el cuidado de un correcto embalsamamiento.

& # 8220Sejem & # 8221 es la energía, el poder, la luz del difunto.

& # 8220Aj & # 8221 es la unificación de & # 8220Ka & # 8221 y & # 8220Ba & # 8221, con miras a un regreso a la existencia.

& # 8220Ba & # 8220, que hace que un individuo sea lo que es, también se aplica a las cosas inanimadas. Es el concepto más cercano al occidental & # 8220Soul & # 8221.

& # 8220Ka, & # 8221 la fuerza vital. Sustentados por ofrendas de alimentos al difunto.

& # 8220Sheut o Shuyet & # 8221 es la sombra de la persona, representada por una figura humana completamente negra.


Estas son las nueve partes del alma humana según el antiguo Egipto

En muchas culturas antiguas, como las que se encuentran en Asia, África e incluso América, encontramos un concepto de Alma análogamente similar al concepto desarrollado por las religiones del grupo judeocristiano (incluido el Islam) y la filosofía europea.

El alma, desde el punto de vista védico o veda, es el ser, que por naturaleza es eterno (sin nacimiento ni muerte o sin principio ni fin) de una sustancia diferente a la del cuerpo físico y que tiene su propia conciencia.

Desde este punto de vista, la ciencia material o la que estudia los fenómenos físicos o materiales es limitada porque no puede estudiar los fenómenos espirituales ya que su naturaleza es diferente a la física.

Este capítulo del Bhagavad Gita trata de la naturaleza del alma.

Pero así como esas culturas antiguas explican en detalle el concepto del alma humana, los antiguos egipcios, conocidos por haber sido una de las civilizaciones antiguas más avanzadas que jamás haya existido en la Tierra, desarrollaron un concepto extremadamente interesante que explica el alma humana.

Los antiguos egipcios estaban convencidos de que el alma humana estaba compuesta de NUEVE partes principales: el Ren, los Licenciado en Letras, los Ka, los Shuyet, y el Jb, los Akh, los Sahu, los Khat y el Sechem.

(Nota) En algunas épocas, se pensaba que el alma estaba compuesta de cinco partes y en otras Siete, pero, en general, eran nueve. Aquí echamos un vistazo a las NUEVE partes.

Además de los componentes del alma humana, estaba el cuerpo humano conocido como Ha-Haw, que se interpretó como la suma de las partes corporales.

Jb (El corazón) era una parte extremadamente importante del alma egipcia. Se creía que se formaba a partir de una gota de sangre del corazón de la madre del niño, extraída en el momento de la concepción. En la mitología egipcia antigua, el corazón era la clave del más allá.

Shuyet (La Sombra) siempre está presente. Los antiguos egipcios creían que la sombra resumía lo que representa una persona.

Ren (El nombre) era otra parte crucial del alma. El Ren de una persona se les dio al nacer y los egipcios creían que viviría mientras se pronunciara ese nombre.

Licenciado en Letras (La personalidad) Reanudado, los antiguos egipcios creían que Bâ era todo lo que hace a una persona única.

Ka (La chispa vital) Según los antiguos egipcios, el Ka era un concepto vital en el alma, ya que distingue la diferencia entre una persona viva y una muerta.

Khat (El Cuerpo) el Khat fue referido por el Antiguo Egipcio como el cuerpo físico que cuando fallecía, proveía el ling entre el alma y la vida terrenal de uno.

Akh (El Ser Inmortal) según los antiguos egipcios, el Akh era el ser inmortal transformado que ofrecía una unión mágica de Ba y Ka.

Sahu (El Juez) El Sahu era el aspecto de Akh que le llegaba a una persona como un fantasma o mientras dormía en sueños. Sahu se diferenciaba de todos los demás aspectos del alma una vez que el dios Osiris "justificaba" a la persona y la consideraba digna de la existencia eterna.

Sechem (Otro aspecto del Akh) El Sechem fue otro aspecto del Akh que le permitió el dominio de las circunstancias. Se consideraba la energía vital vital de la persona que se manifestaba como el poder que tenía la capacidad de controlar el entorno y los resultados de uno.

Además, según los antiguos egipcios, el ser humano tiene ocho grados de personalidad:

"Ren", o “el nombre, pudiendo seguir existiendo según los cuidados de un correcto embalsamamiento.

"Sejem" es la energía, el poder, la luz del difunto.

"Aj" es la unificación de “Ka” y “Ba”, en vista de un regreso a la existencia.

"Licenciado en Letras", que hace que un individuo sea lo que es, también se aplica a las cosas inanimadas. Es el concepto más cercano al "alma" occidental.

"Ka" la fuerza vital. Sustentados por ofrendas de alimentos al difunto.

"Sheut o Shuyet" es la sombra de la persona, representada por una figura humana completamente negra.

"Seju" significa los restos físicos de la persona.

"Jat" es la parte carnal de la persona.

_________________________
Quietud en la nota del editor de Storm: ¿Encontraste un error ortográfico o gramatical? ¿Crees que este artículo necesita una corrección o actualización? ¿O solo tiene algunos comentarios? Envíenos un correo electrónico a [email protected] con el error, el título y la URL. Gracias por leer.

Apoye la libertad de expresión y las noticias que ELLOS no quieren que vea. Done ahora.

Avisos y exenciones de responsabilidad

Necesitamos $ 2000 por mes para pagar nuestros costos.Ayúdanos una vez o recurrente. (DONAR AQUÍ)

Para suscribirse a las actualizaciones RSS, pegue este enlace (https://stillnessinthestorm.com/feed/) en el campo de búsqueda de su lector o servicio RSS preferido (como Feedly o gReader).

"Es la marca de una mente educada poder entretener un pensamiento sin aceptarlo". - Aristóteles

Este sitio web cuenta con el apoyo de lectores como usted.

Si encuentra nuestro trabajo de valor, considere hacer una donación.

Quietud en la tormenta DESCARGO DE RESPONSABILIDAD : Todos los artículos, videos, declaraciones, afirmaciones, puntos de vista y opiniones que aparecen en cualquier lugar de este sitio, ya sea que se expresen como teorías o hechos absolutos, siempre son presentados por Stillness in the Storm como no verificados, y usted debe verificarlos personalmente y discernirlos. el lector. Las opiniones o declaraciones aquí presentadas no son necesariamente promovidas, respaldadas o acordadas por Stillness, aquellos que trabajan con Stillness o aquellos que leen Stillness. Cualquier creencia o conclusión derivada del contenido de este sitio es responsabilidad exclusiva de usted, el lector, de corroborar, verificar los hechos y no sufrir ningún daño ni a usted ni a quienes lo rodean. Y cualquier acción tomada por aquellos que leen el material en este sitio es responsabilidad exclusiva de la parte que actúa. Se le anima a pensar detenidamente y hacer su propia investigación. Nada en este sitio está destinado a ser creído sin preguntas o evaluación personal.

Descargo de responsabilidad del contenido: Todo el contenido de este sitio marcado con "fuente - [ingrese el nombre del sitio web y la URL]" no es propiedad de Stillness in the Storm. Todo el contenido de este sitio que no esté escrito, creado o publicado originalmente como original, es propiedad de los creadores del contenido original, quienes conservan la jurisdicción exclusiva de todos los derechos de propiedad intelectual. Cualquier material con derechos de autor en este sitio se compartió de buena fe, bajo uso legítimo o creative commons. Se aceptará cualquier solicitud para eliminar material con derechos de autor, siempre que se presente prueba de propiedad. Envíe las solicitudes de eliminación a [email protected]

Cual es nuestra mision? ¿Por qué publicamos lo que hacemos?

Nuestra misión aquí es curar (compartir) artículos e información que creemos que es importante para la evolución de la conciencia. La mayor parte de esa información está escrita o producida por otras personas y organizaciones, lo que significa que no representar nuestros puntos de vista u opiniones como personal directivo de Stillness in the Storm. Parte del contenido está escrito por uno de nuestros escritores y está claramente marcado en consecuencia. El hecho de que compartamos una historia de CNN que habla mal del presidente no significa que estemos promoviendo puntos de vista anti-POTUS. Estamos informando sobre el hecho de que se informó y que es importante que sepamos este evento para que podamos enfrentar mejor los desafíos de ganar libertad y prosperidad. Del mismo modo, el hecho de que compartamos un contenido a favor o en contra de [insertar problema o tema], como un artículo a favor de la segunda enmienda o un video antimilitar, no significa que respaldemos lo que se dice. Nuevamente, la información se comparte en este sitio con el propósito de desarrollar la conciencia. En nuestra opinión, la conciencia evoluciona a través del proceso de acumular conocimiento de la verdad y contemplar ese conocimiento para destilar sabiduría y mejorar la vida al descubrir e incorporar valores holísticos. Por lo tanto, compartir información de muchas fuentes diferentes, con muchas perspectivas diferentes, es la mejor manera de maximizar la evolución. Es más, el dominio de la mente y el discernimiento no ocurren en el vacío, es muy parecido al sistema inmunológico, necesita una exposición regular a cosas nuevas para mantenerse saludable y fuerte. Si tiene alguna pregunta sobre nuestra misión o nuestros métodos, comuníquese con nosotros a [email protected]


Hechos sobre Ma'at

  • Ma'at se encuentra en el corazón de los ideales sociales y religiosos del antiguo Egipto
  • Simbolizaba armonía y equilibrio, verdad y justicia, ley y orden.
  • Ma'at también fue el nombre que se le dio a la antigua diosa egipcia que personificaba estos conceptos y supervisaba las estrellas y la temporada.
  • Los antiguos egipcios creían que la diosa Ma'at influyó en las deidades primordiales que unieron fuerzas para imponer orden en el tumultuoso caos en el instante de la creación.
  • Ma’at’ was opposed in her work by Isfet the goddess governing violence, chaos, injustice and evil
  • Eventually, the Ra the king of the gods absorbed Ma’at role at the heart of all creation
  • Egypt’s pharaohs styled themselves as the “Lords of Ma’at”

Origin And Significance

Ra or Atum the sun god was believed to have created Ma’at at the moment of creation when Nun’s primordial waters parted and the ben-ben or first dry mound of land rose with Ra astride it, thanks to Heka’s invisible magical power. In the instant Ra spoke the world into being Ma’at was birthed. Ma’at’s name is translated as “that which is straight.” This connotes harmony, order and justice.

Ma’at’s principals of balance and harmony suffused this act of creation causing the world to function rationally and with purpose. The concept of ma’at underpinned the functioning of life, while heka or magic was the source of its power. This is why Ma’at is seen as more conceptual than a conventional goddess complete with a clearly defined personality and back-story such as Hathor or Isis. Ma’at’s divine spirit underpinned all creation. If an ancient Egyptian lived in keeping with her principals, one would enjoy a full life and could hope to enjoy eternal peace after journeying through the afterlife. Conversely, if one refused to conform to Ma’at’s principles one would be condemned to suffer the ramifications of that decision.

Her significance is shown by how the ancient Egyptians inscribed her name. While Ma’at was frequently identified by her feather motif, she was frequently associated with a plinth. A plinth was often set under the throne of a divine being but was not inscribed with the deity’s name. Ma’at’s association with a plinth suggested she was thought of as the foundation of Egyptian society. Her importance is clearly shown in iconography positioning her at Ra’s side on his heavenly barge as she voyaged with him during daytime across the sky while assisting him to defend their boat against attacks by the serpent god Apophis at night.

Ma’at And The White Feather Of Truth

Ancient Egyptians fervently believed each person was ultimately responsible for their own lives and that their lives should be lived in balance and harmony with the earth and other people. Just as the gods looked after humanity, so humans needed to adopt the same caring attitude for one other and the world the gods had provided.

This concept of harmony and balance is found in all aspects of ancient Egyptian society and culture, from how they laid out their cities and homes, to the symmetry and balance found in the design of their sprawling temples and immense monuments. Living harmoniously in accordance with the will of the gods, equated to living according to the dictate of the goddess personifying the concept ma’at. Eventually, everyone faced judgment in the afterlife’s Hall of Truth.

Ancient Egyptians, thought of the human soul as comprising nine parts: the physical body was the Khat the Ka was a person’s double-form, their Ba was a human-headed bird aspect capable of speeding between the heavens and earth the shadow self was the Shuyet, while the Akh formed the deceased’s immortal self, transformed by death, Sechem and Sahu were both Akh, forms, the heart was Ab, the wellspring of good and evil and Ren was an individual’s secret name. All nine aspects were part of an Egyptian’s earthly existence.

After death, the Akh together with the Sechem and Sahu appeared before Osiris, Thoth the god of wisdom and the Forty-Two Judges in the Hall of Truth to have the deceased’s heart or Ab weighed on a golden scale against Ma’at’s white feather of truth.

If the deceased’s heart proved lighter than Ma’at’s feather, the deceased remained as Osiris consulted Thoth and the Forty-Two Judges. If the deceased was adjudged to be worthy, the soul was granted the freedom to move on through the hall to continue its existence in paradise at The Field of Reeds. No one could escape this eternal judgment.

In the Egyptian idea of the afterlife, Ma’at was believed to assist those who adhered to her principles during their life.

Worshipping Ma’at As A Divine Goddess

While Ma’at was respected as an important goddess, the ancient Egyptians dedicated no temples to Ma’at. Nor did she have any official priests. Instead, a modest shrine was consecrated to her in other gods’ temples honoured Ma’at. The single temple recognized as having been built in her honour by Queen Hatshepsut (1479-1458 BCE) was erected within the god Montu’s temple grounds.

Egyptians venerated their goddess by simply living their lives in observance to her tenets. Devotional gifts and offerings to her were placed on her shrines set in many temples.

According to surviving records, the sole “official” veneration of Ma’at occurred when a newly crowned Egyptian king offered sacrifices to her. After being crowned, the new king would offer a representation of her to the gods. This act represented the king’s request for her assistance in preserving the divine harmony and balance during his reign. Should a king fail to maintain the balance and harmony, it was a clear portent he was unfit to reign. Ma’at thus was crucial a king’s successful rule.

In the Egyptian pantheon of gods, Ma’at was a significant and universal presence, despite having no priestly cult or dedicated temple. The Egyptian gods were thought to live off Ma’at and the majority of images showing the king offering Ma’at to Egypt’s pantheon of gods upon his coronation were mirror images of those depicting the king presenting wine, food, and other sacrifices to the gods. The gods were thought to live off Ma’at as they were obliged by divine law to maintain balance and harmony and to encourage those specific values amongst their human worshippers.

Ma’at’s temples were set amidst other gods’ temples due to Ma’at’s role as a universal cosmic essence, which enabled the lives of both humans and their gods. Egyptians venerated the goddess Ma’at by living their lives in keeping with her principles of harmony, balance, order and justice and being considerate to their neighbours and the earth the gods gifted them to nurture. While goddesses such as Isis and Hathor proved more widely worshipped, and eventually absorbed several Ma’at’s attributes, the goddess retained her significance as a deity right through Egypt’s lengthy culture and defined much the country’s core cultural values for centuries.

Reflecting On The Past

Anyone looking to understand ancient Egyptian culture must first understand ma’at and the role its core concept of balance and harmony played in shaping Egypt’s belief system.

Header image courtesy: British Museum [Public domain], via Wikimedia Commons


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que buscar. And by having access to our ebooks online or by storing it on your computer, you have convenient answers with The Soul Of Ancient Egypt By Robert Bauval . To get started finding The Soul Of Ancient Egypt By Robert Bauval , you are right to find our website which has a comprehensive collection of manuals listed.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finally I get this ebook, thanks for all these The Soul Of Ancient Egypt By Robert Bauval I can get now!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que buscar. And by having access to our ebooks online or by storing it on your computer, you have convenient answers with The Soul Of Ancient Egypt By Robert Bauval . To get started finding The Soul Of Ancient Egypt By Robert Bauval , you are right to find our website which has a comprehensive collection of manuals listed.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finally I get this ebook, thanks for all these The Soul Of Ancient Egypt By Robert Bauval I can get now!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


Nine Parts of the Human Soul According to the Ancient Egyptians - History

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Soul, in religion and philosophy, the immaterial aspect or essence of a human being, that which confers individuality and humanity, often considered to be synonymous with the mind or the self. In theology, the soul is further defined as that part of the individual which partakes of divinity and often is considered to survive the death of the body.

Many cultures have recognized some incorporeal principle of human life or existence corresponding to the soul, and many have attributed souls to all living things. There is evidence even among prehistoric peoples of a belief in an aspect distinct from the body and residing in it. Despite widespread and longstanding belief in the existence of a soul, however, different religions and philosophers have developed a variety of theories as to its nature, its relationship to the body, and its origin and mortality.

Among ancient peoples, both the Egyptians and the Chinese conceived of a dual soul. The Egyptian ka (breath) survived death but remained near the body, while the spiritual ba proceeded to the region of the dead. The Chinese distinguished between a lower, sensitive soul, which disappears with death, and a rational principle, the hun, which survives the grave and is the object of ancestor worship.

The early Hebrews apparently had a concept of the soul but did not separate it from the body, although later Jewish writers developed the idea of the soul further. Biblical references to the soul are related to the concept of breath and establish no distinction between the ethereal soul and the corporeal body. Christian concepts of a body-soul dichotomy originated with the ancient Greeks and were introduced into Christian theology at an early date by St. Gregory of Nyssa and by St. Augustine.

Ancient Greek concepts of the soul varied considerably according to the particular era and philosophical school. The Epicureans considered the soul to be made up of atoms like the rest of the body. For the Platonists, the soul was an immaterial and incorporeal substance, akin to the gods yet part of the world of change and becoming. Aristotle’s conception of the soul was obscure, though he did state that it was a form inseparable from the body.

In Christian theology St. Augustine spoke of the soul as a “rider” on the body, making clear the split between the material and the immaterial, with the soul representing the “true” person. However, although body and soul were separate, it was not possible to conceive of a soul without its body. In the Middle Ages, St. Thomas Aquinas returned to the Greek philosophers’ concept of the soul as a motivating principle of the body, independent but requiring the substance of the body to make an individual.

From the Middle Ages onward, the existence and nature of the soul and its relationship to the body continued to be disputed in Western philosophy. To René Descartes, man was a union of the body and the soul, each a distinct substance acting on the other the soul was equivalent to the mind. To Benedict de Spinoza, body and soul formed two aspects of a single reality. Immanuel Kant concluded that the soul was not demonstrable through reason, although the mind inevitably must reach the conclusion that the soul exists because such a conclusion was necessary for the development of ethics and religion. To William James at the beginning of the 20th century, the soul as such did not exist at all but was merely a collection of psychic phenomena.

Just as there have been different concepts of the relation of the soul to the body, there have been numerous ideas about when the soul comes into existence and when and if it dies. Ancient Greek beliefs were varied and evolved over time. Pythagoras held that the soul was of divine origin and existed before and after death. Plato and Socrates also accepted the immortality of the soul, while Aristotle considered only part of the soul, the noûs, or intellect, to have that quality. Epicurus believed that both body and soul ended at death. The early Christian philosophers adopted the Greek concept of the soul’s immortality and thought of the soul as being created by God and infused into the body at conception.

In Hinduism the atman (“breath,” or “soul”) is the universal, eternal self, of which each individual soul (jiva o jiva-atman) partakes. los jiva-atman is also eternal but is imprisoned in an earthly body at birth. At death the jiva-atman passes into a new existence determined by karma, or the cumulative consequences of actions. The cycle of death and rebirth ( samsara) is eternal according to some Hindus, but others say it persists only until the soul has attained karmic perfection, thus merging with the Absolute (brahman). Buddhism negates the concept not only of the individual self but of the atman as well, asserting that any sense of having an individual eternal soul or of partaking in a persistent universal self is illusory.

The Muslim concept, like the Christian, holds that the soul comes into existence at the same time as the body thereafter, it has a life of its own, its union with the body being a temporary condition.

This article was most recently revised and updated by Matt Stefon, Assistant Editor.


Ver el vídeo: El ALMA en el Antiguo Egipto.Partes de Alma en Egipto La importancia de NOMBRE.