Templo de Saturno, Foro Romano

Templo de Saturno, Foro Romano


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Templo de Saturno

Dedicado en el 490 a.C., el Templo de Saturno es el lugar sagrado más antiguo de Roma después de los Templos de Vesta y Júpiter. Fue reconstruida en el 42 a. C. y nuevamente, en el siglo IV d.C. todavía se pueden ver el alto podio del templo y las columnas del pórtico. El tesoro del estado se encontraba aquí. La estatua de culto de Saturno estaba llena de aceite y atada con lazos de lana. La fiesta del culto se celebraba cada año el 17 de diciembre, las Saturnalia. Se quitaron los lazos de lana, se permitió el juego público y se celebró un banquete público que terminó con un grito de ¡ldquoIo Saturnalia! La fiesta, que duró siete días, ha sido considerada la más popular de Roma.


Templo de Saturno, Foro Romano - Historia

DESCARGAR DIRECCIONES

Descarga para PC - Para descargar la imagen seleccione el BOTÓN DESCARGAR o, haga clic derecho en la imagen y seleccione GUARDAR IMAGEN COMO
Descarga MAC - Para descargar la imagen, mantenga presionado el botón del mouse durante unos segundos y verá un menú emergente. Seleccione la opción "Guardar imagen como".

OPCIONES DE TIPO DE ARCHIVO: PNG, GIF transparente, imágenes JPG medianas y grandes están disponibles para los miembros. Únete ahora.


Templo de Saturno, Roma

El Templo de Saturno es, sin duda, la estructura más emblemática del Foro Romano, siendo sus columnas monumentales la imagen de postal de las legendarias ruinas. Se encuentra en la base de la Colina Capitolina, junto al Arco de Septimio Severo.

La historia del templo comienza en el siglo V a. C. cuando fue construido por Tarquinius, el último rey de la ciudad-estado de Roma antes de la rebelión que condujo al establecimiento de la República Romana. La estructura sufrió varias modificaciones desde entonces y lo que vemos hoy es la última restauración tras el devastador incendio que tuvo lugar en el siglo III a.C.

Después de servir como templo de Saturno, albergó, en algún momento, un banco, lo cual es lógico dado que Saturno era el dios de la riqueza y la abundancia. Los romanos también lo adoraban como dios de la agricultura. Más tarde, cuando abrazaron el panteón griego de dioses, Saturno se identificó con Cronos y se convirtió en el rango más alto de las deidades romanas, a la par con Júpiter. Dado que el solsticio de invierno también era muy apreciado por los romanos, el festival de invierno de una semana que celebraban, que marcaba el regreso del sol al hemisferio norte, se llamaba Saturnalia. El último día del festival, conocido como el día del "sol invencible", cayó el 25 de diciembre. El festival involucró un espléndido banquete e intercambio de obsequios, bastante similar a la tradición navideña contemporánea.

Las últimas ocho majestuosas columnas jónicas en pie del templo producen la impresión de grandeza que generalmente se asocia con Roma. Mirándolos de cerca, uno realmente puede sentirse como una pequeña partícula de arena en el océano infinito del tiempo.

Por qué debería visitar:
Un excelente cambio psicológico y de citas, junto con otros sitios del Foro Romano.

Propina:
Intente ver imágenes reconstruidas para apreciar realmente cómo debió ser el templo en la antigüedad.

Horario de apertura:
Todos los días: 8:30 a.m. a 4:30 p.m. (2 de enero al 15 de febrero) 8:30 a.m. a 5 p.m. (16 de febrero al 15 de marzo) 8:30 a.m. a 5:30 p.m. (16 de marzo al último sábado de marzo) 8:30 a.m. a 7:00 p.m. 15 p. M. (Último domingo de marzo-31 de agosto) 8:30 a. M. A 7 p. M. (1 a. 30 de septiembre) 8:30 a. M. A 6:30 p. M. (1 de oct. 31 de diciembre)
Última admisión siempre una hora antes del cierre. CERRADO: 25 de diciembre, 1 de enero.

¿Quieres visitar esta vista? Echa un vistazo a estos recorridos a pie autoguiados en Roma. Alternativamente, puede descargar la aplicación móvil "GPSmyCity: Walks in 1K + Cities" desde iTunes App Store o Google Play. La aplicación convierte su dispositivo móvil en un guía turístico personal y funciona sin conexión, por lo que no se necesita un plan de datos cuando viaja al extranjero.


Templo de Saturno

Como sede de todas las riquezas de Roma, el Templo de Saturno, construido en la Colina Capitolina en el Foro Romano, proporcionó un escenario apropiadamente grandioso como la casa del tesoro de Roma. El templo se construyó por primera vez alrededor del 497 a.E.C. en el estilo arquitectónico romano que fue fuertemente influenciado por la arquitectura jónica y griega. Si bien existían requisitos de construcción específicos para los templos romanos, el estilo cambiaba con cada reconstrucción. La primera versión del templo se construyó con columnas de estilo corintio, que era muy similar al estilo de las columnas jónicas, excepto por los capiteles (en la base y la parte superior de las columnas) que eran más anchos que las columnas a diferencia del estilo corintio. que tenían el mismo ancho que la columna. Vitruvio declara: “Las columnas corintias tienen todas sus proporciones como las jónicas, con la excepción de sus capiteles”. [1] El templo fue reconstruido por el edil L. Munatius Plancus en 42 a. De la E.C. Esta versión del templo fue destruida en un incendio en 283 E.C. y fue reconstruida por tercera vez bajo el gobierno del emperador Diocleciano usando el estilo jónico para las columnas. En todas las versiones, el Templo de Saturno tenía los elementos estructurales peripterales o de seis columnas en la parte delantera y trasera. [2] La decisión de utilizar el Templo para albergar el tesoro se ha atribuido a que Saturno está relacionado con la riqueza agrícola de Roma. "Debido al vínculo de Saturno con la agricultura, la fuente original de la riqueza de Roma, el templo era el depósito de la tesorería del Estado ..." Templo de Saturno. [3] El Aerarium, o tesoro, ubicado en el templo no siempre se usó para su propósito original. En tiempos de guerra, los cónsules podían allanarlo para obtener fondos adicionales, como fue el caso de Aníbal (247

183 a.E.C.) y Julio César (100 - 44 a.E.C.). [4] Si bien fue reconstruido varias veces a lo largo de los siglos, su pórtico de columnas jónicas es una de las pocas piezas que aún se conservan en el antiguo Foro Romano en la actualidad.

Tenney, Frank. "El tesoro sagrado y la tasa de manumisión". La Revista Americana de Filología, Vol. 53, núm. 4 (1932), págs. 360-363

Universidad de Chicago. "Templo de Saturno". Consultado el 16 de febrero de 2014 http://penelope.uchicago.edu/

Vitruvio, En Arquitectura, Traducido por Frank Granger. Cambridge: Harvard University Press, 1962.

[1] Vitruvio, En Arquitectura, trans. Frank Granger (Cambridge: Harvard University Press 1962), 203


Templos romanos

Los templos romanos son otra gran atracción en la capital de Italia. Algunos de los templos romanos que son más importantes en la historia de Roma, incluido el Foro Romano, el Templo de Saturno, el Templo del Estator de Júpiter y el Templo de Cástor y Pólux, se encuentran todos dentro del Foro Romano, fácilmente uno de los más importantes. atracciones populares en toda la ciudad. Si ya tiene planes de visitar el Foro, podrá ver algunos de los templos romanos mencionados anteriormente junto con otros como el Templo de las Vestales, monumentos y edificios públicos.

Los romanos tenían muchos templos para adorar a sus dioses paganos. El Templo de Júpiter se utilizó para adorar al equivalente romano del Zeus griego, rey de los dioses y abuelo de los fundadores de Roma, Remo y Rómulo. El Templo de Marte era el lugar para implorar al Dios de la Guerra por la victoria en el campo de batalla, y los antiguos romanos adoraban en el Templo de Apolo para discernir las predicciones y profecías del futuro. Muchos templos clave que todavía existen hoy en día se encuentran en el Foro Romano o incluso en casas privadas en la colina Palatina, donde los romanos a menudo tenían lugares de culto privados.

Las ruinas del antiguo templo romano que se pueden encontrar en la ciudad moderna de Roma hoy se remontan a una época en que el paganismo romano estaba a la orden del día, siglos antes de que Constantino y los primeros cristianos trajeran otro tipo de religión a la mesa. Solo sería cuestión de años después de que esto sucediera que el antiguo Imperio Romano se hundiera en la Edad Media y fuera saqueado. Muchos creen que la introducción del cristianismo y el desaliento concomitante del pensamiento libre llevaron a esta desaparición. Uno solo puede imaginar el progreso que se habría logrado y los avances que se podrían haber dado para la humanidad si el cambio del paganismo al cristianismo no hubiera traído consigo puntos de vista tan miopes, doctrina basada en el miedo y líderes hambrientos de poder.

Mapa de Roma

Los paganos romanos usaban lugares como el Templo de Saturno del Foro Romano para realizar diversos ritos y ceremonias, generalmente que involucraban el sacrificio de un animal. La mayoría de las veces, esta parte de la ceremonia se llevaría a cabo al aire libre para que todo el asunto fuera más fácil de limpiar. Los templos romanos no solían ser demasiado grandes y tenían el propósito práctico de ser el lugar de reunión para ofrecer sacrificios a los dioses paganos. Las ruinas de los antiguos templos romanos cuentan la historia de los antiguos romanos que se reunían para rezar a dioses como Júpiter, Neptuno, Apolo y Cupido.

El Templo del Foro Romano de Saturno se encuentra en el extremo oeste del Foro. Es un monumento a Saturno, el dios agrícola de los antiguos romanos. Todo lo que queda de lo que una vez fue un templo macizo son las columnas y varios trozos del pórtico frontal y el frontón. Sigue siendo una atracción muy popular dentro de los límites de una atracción aún más popular, el Foro Romano.

Si está haciendo planes para visitar Roma, debería considerar viajar a las diversas ruinas de los antiguos templos romanos. Estos son algunos de los vestigios más antiguos e históricamente significativos de la época en que Roma era el imperio preeminente del mundo.

Cuando visite Roma, tendrá muchos tipos de sitios a su disposición para explorar, una vasta colección de galerías, museos, iglesias y antiguas ruinas de templos romanos. Visitar todos los lugares de interés más populares puede llevar meses, por lo que vale la pena tomarse un tiempo antes de su viaje para priorizar qué es lo que absolutamente no quiere perderse. Para muchas personas, atracciones como el Foro, el Panteón y el Coliseo son una conclusión inevitable.


El Templo de Saturno fue el primer templo construido en el Foro Romano de Roma en el 498 a. C. Tuvo un papel importante en las Saturnalia, y la bodega albergaba el tesoro romano.

los Templo de Saturno (Templum Saturni o Aedes saturnus) es el templo más antiguo del Forum Romanum, consagrado por primera vez en c. 498 a. C. Se encuentra en el extremo oeste del Foro, detrás de la Rostra y la Basílica Julia, al otro lado del Clivus Capitolinus del Templo de Vespasiano y Tito.

Ha habido tres templos dedicados a Saturno en el lugar. El primero se construyó en los últimos años del Reino Romano, pero se consagró por primera vez en la primera década de la República Romana. Se sabe muy poco sobre este templo arcaico, pero probablemente era de estilo etrusco, al igual que el templo contemporáneo de Júpiter Capitolino en el Capitolio.

El primer templo fue demolido en 42 a. C. y un nuevo templo construido en piedra por el edil L. Munatius Plancus. El podio alto, masivo, revestido de travertino, que mide 40 × 22,5 m con una altura de 9 m, es de este edificio. Este templo fue a su vez destruido por el incendio del 283 EC, que destruyó la mayor parte del Foro Romano.

El templo fue reconstruido bajo Diocleciano después del incendio, pero se conservó la planta y el podio del 42 a. C. El templo era de orden jónico con seis columnas en la fachada. Las ocho columnas supervivientes de granito rojo y gris son de este tercer templo, que utilizó en gran medida material reciclado; no todas las columnas, bases y capiteles coinciden estilísticamente.

La inscripción en el arquitrabe también es de este período. Dice: & # 8220Senatus populusque romanus incendio consumptum restituit & # 8221 que significa & # 8220 El senado romano y el pueblo restauraron lo que el fuego había consumido & # 8221.

Frente al podio, debajo de la escalera ahora derrumbada, había dos habitaciones, una de las cuales servía como Aerarium, el Tesoro del Estado. En el lateral del podio quedan huecos desde donde se adjuntó una placa para la publicación de documentos públicos y actos pertinentes al Aerarium.

La ubicación del Templo de Saturno en relación con otras estructuras supervivientes.

Un altar dedicado a Saturno, el Ara Saturni, se paró frente al templo, al otro lado del camino que pasa justo enfrente del templo. Los restos de este altar se encuentran ahora bajo un techo justo en frente del Umbilicus Urbis Romae, cerca del Arco de Septimio Severo. Vea este mapa a la derecha para ver una ilustración de la ubicación probable del altar.

En el interior del templo se encontraba una estatua de Saturno, que se llevaría en procesión cuando se celebraran los triunfos. La fiesta de la saturnales el 17 de diciembre fue parte del culto de Saturno y se inició con un sacrificio en el Templo de Saturno.


Saturno y plomo

El dios romano Saturno se asoció con mayor frecuencia con la agricultura, la riqueza y la abundancia. El Templo de Saturno en el Foro Romano también albergaba el tesoro del estado y un día festivo conocido como saturnales estaba dedicado a la deidad. Sin embargo, Saturno también tenía aspectos más oscuros y mercuriales. Para los romanos, era sinónimo del titán griego Cronos, que devoró a sus hijos y castró a su padre, Urano. Su nombre incluso se asoció con los síntomas del envenenamiento por plomo, como se llamaba a los que padecían la enfermedad. saturnino. Otro vínculo peculiar es que los romanos nombraron al planeta de movimiento más lento que conocían en honor a un dios que representaba un metal que sabemos que causa graves discapacidades neurológicas y del desarrollo.

“El nombre [Saturnino] deriva de la Edad Media, cuando a ciertos suelos, elementos y metales se les dio el nombre de planetas de acuerdo con su naturaleza percibida. El nombre técnico del plomo era "Saturno", ya que estaba asociado astrológicamente con un temperamento lento, frío y sombrío "

- François Retief, envenenamiento por plomo en la antigua Roma


Templos en el Foro Romano: datos interesantes

La ciudad de Roma brilla con tantas maravillas antiguas que un solo viaje no sería suficiente para descubrir sus secretos. El Foro Romano, que es universalmente popular ya que el Foro Romano está lleno de historia. Por eso siempre sugerimos una Tour del Coliseo y el Foro Romano para que puedas adentrarte más en su asombroso pasado. El Foro Romano solía ser un crisol de actividades religiosas, políticas, sociales y comerciales. Los antiguos templos, estructuras y ruinas merecen una visita cualquier día, ya que todos tienen historias fascinantes que contar. Entonces, antes de empacar sus maletas, haga una pausa y aprenda sobre algunos de los magníficos templos que salpican este lugar cuando palpitaba con vidas bulliciosas.

Las ruinas del templo que se encuentran en el foro son reliquias de un pasado cuando estos poderosos monumentos fueron construidos no solo para dioses sino también para hombres valientes. Exploremos algunos de los más emblemáticos.

El Foro Romano

El templo de Vesta: Bienvenidos al templo de Vesta, que era el hogar del fuego sagrado que custodiaban las seis vestales. Vesta era la diosa del hogar, la familia y la salud, y el fuego sagrado era el símbolo de la seguridad de los romanos junto con su prosperidad. El templo era de forma circular a diferencia del estilo de construcción rectangular de esa época. Un hecho interesante sobre este templo es que solía ser un almacenamiento de documentos valiosos como testamentos.

El templo de Saturno: Este magnífico templo fue construido alrededor del 497 a.C., en dedicación a Saturno, que era el dios de la agricultura. Da la casualidad de que es el templo más antiguo del Foro y hay un dato interesante sobre este templo que debes conocer, este templo también se usaba como banco o tesoro, donde se guardaba la riqueza de Roma. Este templo fue reconstruido una y otra vez, ya que fue destruido por el fuego un par de veces. Sin embargo, ahora solo quedan las icónicas 8 columnas con las huellas de la gloria pasada.

El templo de Saturno

El Templo de Venus y Roma: Este templo fue construido por el emperador Adriano y estaba dedicado a Venus Félix y Roma Aeterna. El primero trajo buena fortuna y el segundo simbolizó la Roma eterna. Además de ser uno de los templos más grandes del Foro, tenía un diseño magnífico y contenía estatuas de Venus Félix y Roma Aeterna. El templo fue destruido durante el siglo IX debido a un terremoto.

El templo de Cástor y Pólux: Otro templo antiguo del Foro Romano, fue el templo de Cástor y Pólux, que eran los semidioses gemelos, y fue construido alrededor del 484 a. C. Un podio y las tres columnas restantes ahora se enorgullecen de marcar el lugar donde una vez aparecieron los hermanos gemelos.

El templo de Cástor y Pólux

El templo de César: El nombre te suena y sí, tienes razón, este templo fue construido para honrar al hombre y la leyenda, Julio César, quien fue incinerado en ese lugar. Este templo fue construido en el 29 a. C. por el emperador Augusto, quien inició la costumbre de deificar a los líderes construyendo este templo para honrar a César como una deidad.

El templo de Rómulo: Este templo fue otro monumento construido con el propósito de deificación. Esta vez fue construido en memoria de Romulus, que era el hijo de Maxentius, y murió a una edad temprana. Este templo circular fue construido alrededor del año 307 d.C., sin embargo, este Rómulo no fue el fundador de Roma, sobre quien leemos en los mitos. Hoy en día es más conocida como la "Basílica Santi Cosma e Damiano", ya que desde entonces se ha transformado en una iglesia católica.

El templo de Rómulo

Entonces, esos fueron algunos de los templos legendarios que el Foro Romano albergó con orgullo, ahora solo quedan las ruinas de estas magníficas construcciones. El Foro Romano es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo occidental y es divertido para toda la familia visitarlo, así que si estás buscando el mejores tours familiares en Roma, entonces una visita a estos sitios debería ser una prioridad en su lista.


La historia del templo de Saturno

La historia del Templo de Saturno es una historia de oro, que comienza en una Edad de Oro y cuenta un tesoro de oro. Comienza en tiempos tan lejanos que el hombre no puede discernir las cosas con claridad, pero, como a través de una suave bruma de verano, puede ver algo de tierras fértiles, de grandes bosques, de ríos tranquilos, puede escuchar débiles ecos de mugidos de ganado, de el llamado del cazador, de la risa de los niños y así puede saber que el lugar en el que mira soñadoramente es de paz y abundancia.

Esa tierra feliz se llamaba Saturnia, porque, según dicen las viejas historias, entre sus verdes colinas y valles un buen rey, llamado Saturno, gobernaba amorosamente a su pueblo contento. Les enseñó a plantar sus campos, a construir sus casas y a vivir rectamente; y en sus días todos los hombres eran iguales y no querían nada. La gente estaba tan alegre y la tierra parecía tan hermosa, que se creía que el mismo dios Saturno había venido a morar allí y esos días brillantes de los años en que el mundo era joven todavía se habla de una Edad de Oro.

Y así creció la leyenda, y se decía que la casa de Saturno estaba en la colina llamada por los romanos el Capitolino, y que al pie de ella se le levantó un altar, después de que había desaparecido de entre la humanidad. Este altar fue colocado allí por Hércules, el poderoso hijo del gran Júpiter, quien enseñó a esos primeros pueblos, no solo a cesar el sacrificio de seres humanos y a hacer ofrendas menos crueles al dios, sino a rezarle con la cabeza descubierta y libre. Porque Hércules, como el mismo Saturno, había venido de la lejana tierra de Grecia, donde las costumbres eran diferentes a las de Italia y, por lo tanto, honraba a los dioses a la manera de su país. Así sucedió que en el Templo de Saturno, que en tiempos posteriores estuvo en el lugar de este altar, los hombres adoraron con la cabeza descubierta, tal como lo hacían los griegos, sin embargo, la costumbre romana era bajar el velo, que las vistas de el mundo no podría apartar la mente de la oración murmurada por el sacerdote durante la solemne quietud de los santos ritos.

R UINOS DEL F ORUM, FINAL DEL N INETO C ENTURADO

El Templo de Saturno, el templo más antiguo del Foro, se inició en los días de Tarquino el Orgulloso, y se construyó sobre una plataforma natural de tierra en la ladera de la colina, y cuando se hicieron templos en el Foro a otros dioses. , sus cimientos se hicieron a imitación de esta plataforma. Así, cada uno de los templos se levantó del suelo y se alcanzó por un tramo de escalones. El número de escalones en estos vuelos era siempre desigual, de modo que, como presagio de bien, el devoto podía poner su pie derecho en el primero y en el último escalón.

Pero antes de llegar a los escalones del Templo de Saturno, el reverente romano, que venía a ofrecer su sacrificio al misericordioso dios, pasó primero por un espacio abierto encerrado por una barandilla. Este espacio se llamaba el Área de Saturno y, a medida que avanzaba, el devoto podía detenerse para leer algunas de las leyes que estaban grabadas en las estelas, o losas verticales de piedra, que se encontraban alrededor del Área. Una vez, dicen, se levantó un viento violento y, cuando terminó su furor, muchas de estas estelas habían caído y estaban en fragmentos. Entonces los adivinos gritaron que se acercaba el fin de la República, y entre los que los escucharon, muchos vivieron para ver cómo se cumplían estas palabras.

Pero si sucedía que el adorador no tenía tiempo para leer las leyes, el que verdaderamente honraba a los dioses aún se demoraría un momento ante la estatua de Silvanus, que se encontraba en el Área bajo la sombra de una higuera. Porque Silvanus era afín a Saturno, lo ayudaba en su cuidado de los campos y los bosques, y tenía como su responsabilidad especial los límites de la granja, como los de los pastos y los campos de maíz. La higuera, cerca de la estatua de Silvanus, creció tanto que sus raíces se extendieron debajo de la imagen, por lo que estuvo en peligro de caer. Para evitar este desastre, el árbol fue recogido, después de oraciones y sacrificios por las sacerdotisas de Vesta, cuyo deber era asistir a todos esos ritos solemnes.

Y ahora, por fin, el adorador, habiendo rendido sus devociones ante los altares que también estaban en el Área, subió los escalones y entró en el Templo de Saturno mismo. Sobre su entrada estaban talladas las figuras de dos Tritones, criaturas mitad hombres, mitad peces, sosteniendo en alto grandes conchas, como para hacer sonar una nota de advertencia. Ahora los Tritones obedecían las órdenes de Neptuno, dios del mar sin límites, y, mientras cabalgaban sobre sus dominios azules sobre los caballitos de mar blancos, hacían sonar sus grandes trompetas para calmar las agitadas e inquietas olas. A través de las aguas de Grecia habían escoltado a Saturno sin peligro, y sus figuras en su templo parecían todavía protegerlo, y como si estuvieran listos para silenciar todo disturbio que pudiera acercarse al lugar sagrado.

Dentro del templo se encontraba la estatua de Saturno, protector inmortal del precioso aumento de la tierra. Su imagen se hizo hueca, pero se llenó con el aceite de la aceituna, porque ¿no tenía el mundo verde bajo su cuidado? y en su mano tenía una hoz, porque ¿no recompensaba el trabajo con abundantes cosechas? y alrededor de sus pies había cintas de lana atadas, porque ¿no cuidaba también a los animales de la granja?

Así que fue Saturno quien cuidó de la riqueza del pueblo romano primitivo, porque en aquellos días sus riquezas estaban en sus campos y en sus rebaños. Luego, cuando los romanos se hicieron más grandes, y su riqueza fue contada, no en depósitos de oro de grano, sino en relucientes barras de oro mismo, qué más natural que Saturno todavía lo custodiara, y eso, incluso como otros dioses lo habían hecho en su cuidar otros tesoros, ¿debería tener en su templo las riquezas públicas de toda la nación romana?

Ahora bien, en los primeros días de la República hubo un cónsul llamado Valerio, quien, por la ayuda que prestó al pueblo, llegó a ser conocido como "Poplicola" o el "Amigo del Pueblo". Él fue quien ordenó que el dinero perteneciente al Estado se depositara para su custodia en una cámara fuerte hecha bajo el piso del Templo de Saturno porque Roma no solo estaba creciendo, sino que estaba constantemente en guerra, y se estaba ganando mucho dinero. necesario tanto para la ciudad como para el ejército. Entonces cada ciudadano dio a la nación según sus medios, y por eso Poplicola permitió que el pueblo mismo eligiera como tesoreros a dos jóvenes llamados cuestores. Estos oficiales estaban bajo la dirección del Senado y, por lo tanto, tanto el dios como el gobierno vigilaban el Aerarium o Tesoro de Roma.

Al principio, el dinero depositado en el Tesoro eran solo barras de cobre, en cada una de las cuales estaba estampada alguna figura, como un buey, una oveja o un ave, porque en los primeros tiempos todas las deudas se habían pagado y todos los cambios se habían realizado. hecho con tales animales. Más tarde, se hicieron monedas de cobre en bruto, y algunas de ellas llevaban en un lado la cabeza de Jano, en el otro el barco que había traído a Saturno a Italia. Aún más tarde se utilizaron plata y oro. Durante muchos años, todos los pagos se hicieron por peso, como en el momento en que los romanos sopesaron el rescate exigido por Brennus, el galo, y las balanzas se guardaron en el templo para este propósito.

Además del dinero, tanto en barras como en monedas, los cuestores también tenían a su cargo ciertos registros de importancia para la nación. A su cargo estaban las cuentas de los gastos públicos, los informes de todos los generales y gobernadores de provincias, también las sentencias de muerte, los nombres de los embajadores de tierras extrañas y el registro general de nacimientos y defunciones. Pero los cuestores tenían a su cargo otro cargo, uno más precioso que el oro, más importante que los registros, porque en el Aerarium del Templo de Saturno también se guardaban las normas romanas y los emblemas del valor, el honor y el poder de la nación. El primer estandarte bajo el cual los romanos salieron a conquistar fue un simple haz de heno, colocado en la parte superior de un poste largo, porque eran agricultores-soldados y luchaban por sus tierras así como por la gloria de su país. Pero cuando el nombre de Roma era más poderoso, un águila real, sosteniendo en sus garras un rayo, fue llevada en alto ante sus victoriosas huestes.

Seguir las normas dondequiera que llamara la gloria o el honor de la nación era el principal deber de un romano, y ningún placer, ningún problema, era lo suficientemente grande como para impedirle obedecer. Una vez, cuando una pestilencia mortal había asolado a Roma durante dos largos años, y la gente estaba abrumada por la enfermedad y la tristeza, algunos de sus enemigos se atrevieron a llevar sus ataques cerca de la ciudad angustiada. Enojados por esta ventaja aprovechada de su debilidad, pero alarmados por su peligro, los romanos nombraron un dictador. Por orden suya, los estandartes romanos fueron traídos del Templo de Saturno y, en el gris de la mañana, fueron llevados más allá de las puertas. Y allí, todos los romanos que tenían fuerzas suficientes para llevar armas se unieron en respuesta a las necesidades de su país y ofrecieron su vida para salvar la ciudad y proteger a los indefensos enfermos y moribundos. Tales hombres nunca podrán ser conquistados, y los estandartes pronto regresaron triunfalmente a Roma.

Después de un tiempo, a los cuestores se les dio un cargo más, porque también fueron nombrados guardianes del "oro sagrado" de Roma. Cuando los victoriosos galos habían humillado el orgullo romano, los más sabios de los magistrados se reunieron en consejo y decidieron que se debía reservar un fondo para tiempos de extrema necesidad, como otra guerra con esos temidos enemigos del norte, o en el caso de cualquier otra. urgente necesidad del Estado. Este fondo se llamaba Aerarium Sanctius, o el Tesoro Sagrado, y también estaba en el Templo de Saturno, donde estaba más celosamente guardado. Sin embargo, estaba completamente separado del tesoro general, y el dinero, que estaba en lingotes de oro, ascendía a enormes sumas a medida que pasaban los años.

A medida que su riqueza crecía, los romanos no se olvidaban de honrar al dios en cuyo templo se guardaba su tesoro con tanta seguridad, sino que adoraban fielmente a Saturno y una vez al año celebraban una gran fiesta en su nombre. Esta fue la Saturnalia, que tuvo lugar en diciembre, después de que se recogió el grano y cuando el hombre estaba listo para descansar y disfrutar, y el Senado ordenó al pueblo que observara esta fiesta para siempre. Comenzó con un sacrificio a Saturno en su templo, y fue seguido por una fiesta pública, al final de la cual la gente se entregó a todo tipo de placeres. Era como si los hombres se esforzaran por recordar una vez más la Edad de Oro, porque durante las Saturnales todos se mantuvieron iguales y la gozosa libertad gobernó la hora. Los esclavos fueron atendidos por sus amos, los prisioneros fueron puestos en libertad, incluso los criminales fueron perdonados y no se libraron batallas durante ese tiempo feliz que duró siete días.

Junto a su fe en el poder del dios para proteger las riquezas de la nación, estaba la confianza del pueblo romano en la seguridad del gobierno para pagar todas las deudas de la nación y era tal su orgullo que, incluso ante ellos mismos, no reconocerían. que el Tesoro de Roma podría fallar. Cuando los magistrados proclamaron que, debido a los gastos del ejército durante la guerra con los cartagineses, no quedaba dinero para hacer las reparaciones necesarias en la ciudad, los ciudadanos, y especialmente los plebeyos, no dejarían de trabajar. . Los propios obreros fueron los primeros en pasar al frente para decir que no pedirían pago hasta que terminara la guerra, y poco después el dinero de las viudas y de los menores de edad fue depositado en fideicomiso en Hacienda, para demostrar la confianza incluso de los más desprotegidos. Tan grande fue el entusiasmo que los soldados también rechazaron su paga, y todos los romanos de cada clase compitieron con su vecino para demostrar su orgullo y su confianza en el Tesoro de la República.

Ésta, de hecho, no fue la única vez que el Tesoro fue recargado por la acción unida del pueblo, ya que, durante la guerra con Filipo de Macedonia, nuevamente los romanos suplieron las necesidades del Estado. El ejército estaba preparado, pero se necesitaban hombres para remar la flota porque los barcos romanos no eran como nuestros barcos, que son impulsados ​​por poderosa maquinaria, sino movidos por enormes velas, ayudados por hombres fuertes con largos remos. Ahora no había dinero en el Tesoro para contratar a estos remeros, y sin la flota, ¿cómo se podría proteger la costa? El Senado proclamó que se imponga un impuesto a los ciudadanos privados y que cada hombre, según su riqueza, lleve dinero al Tesoro. Pero el pueblo estaba cansado de pagar un ejército cuyas victorias, aunque traían gloria a Roma, acababan por empobrecerse, por lo que entraban al Foro en inmensas multitudes y se quejaban amargamente de la injusticia del impuesto. Sobre esto, se llevó a cabo otra reunión del Senado. Los magistrados se miraron con impotencia. No hay dinero en el Tesoro, no hay dinero del pueblo. Entonces, ¿qué se iba a hacer? Mientras todavía estaban considerando este asunto, se levantó de entre ellos el sabio cónsul Laevinus, quien se dirigió así a la asamblea: & # 8212

"Aquellos de alta posición y de noble nombre deben dar un buen ejemplo a los de baja condición y de origen humilde. Primero debemos hacer voluntariamente nosotros mismos lo que pediríamos a otros que realicen. Así que, senadores y nobles de Roma, pongamos en el Tesoro público todo nuestro oro, plata y latón acuñado, reservando sólo aquellas cosas que, siendo signos de nuestra posición, son debidas a nuestras familias. Y hagámoslo antes de aprobar un decreto sobre el pueblo, para que nuestro celo porque el bienestar de la República puede inspirarlos con su puro ardor ".

In reply to these noble words, the Senate moved a warm vote of thanks to Laevinus, and then each member hastened to carry his gold, silver, and brass to the Temple of Saturn. With so much goodwill did every man bring his portion, and with so much eagerness did he endeavour to have his name first upon the public register, that the clerks were hard pressed to enter all the contributions. Then, seeing the generosity of the nobles, the people were ashamed and quickly brought to the Treasury all that they were able to give. Thus, without any decree, or any use of force by the Senate, the fleet was provided with rowers, and more than this, a fund was added for their future support.

R ESTORATION OF THE T EMPLE OF S ATURN .

There was only one man that had no respect for either the god or the government protecting the Treasury of Rome, and yet he was the greatest Roman of them all. Forcing all things and all men to aid him in carrying out his mighty plans, Julius Caesar, needing large sums of money for his army, seized upon this gold of the Aerarium Sanctius itself. This was not done, however, without much opposition from both the Quaestors and the Tribunes, the magistrates of the Plebeians. But turning them all aside, Caesar went into the Temple of Saturn and approached the Aerarium. Then one of the tribunes, named Metellus, placed himself against the locked doors, and cried out that Caesar was breaking the laws of Rome, and that only through his own dead body should the sacred gold of the people be reached. At this, the great Conqueror grew angry and scornfully replied:—

"There is, O Metellus, a time for law, and there is also a time for war. When the last is over, I will speak with thee about the first. Rome and her people are now mine, and I shall do with all even as I will."

Having said this, Caesar asked for the keys, but these no man was able to find so he sent for smiths, who forced open the strong doors. Before he passed the threshold, however, Metellus spoke once more in warning and in entreaty, and some in the crowd around encouraged him. But Caesar, raising his voice so that all should hear, made only a short reply.

"If thou disturb me further, I will kill thee," he said calmly and this, O rash man, is harder for me to say than to do!"

Whereupon Metellus shrank back in fear, and Caesar possessed himself of the most precious riches of the Roman people. And men said that, for the first time, Rome was poorer than Caesar—for he had many debts. Yet in making the city poorer for the moment, Caesar enriched the nation for all time for with his army he went forth conquering and to conquer, and the boundaries of Rome were widened until they reached from sea to sea.

Augustus, the next great Master of Rome, had the Temple of Saturn enlarged and beautified but after his day there came a long pause in its story. The emperors had their own treasury, and, as their power grew, that of the State faded. The time of the people had gone by. In the reign of Carinus, a most wicked emperor, a great fire injured Saturn's temple, and after this it was restored, but hastily, and without care. Over the entrance were placed the letters S. P. Q. R., to show that the work had been done under the direction of the Senate and the People of Rome for the next emperor, Diocletian, being a Christian, would not put his name on the temple of a god whom he denied. Soon the worship of all the gods was forbidden, and the temple was no longer used even as a Treasury and little by little it fell into ruins.

Eight columns of the portico now stand upon a part of the foundation, and these, with some steps that perhaps led to the Aerarium, are all that can be seen to-day of Saturn's ancient shrine.

The god of the Golden Age has deserted his temple, the Golden Treasure has been taken away, and the Golden story is ended.


Ver el vídeo: 007096 TEMPLO DE SATURNO. FORO ROMANO. ROMA. VIEDOGUIAS DE ITALIA. AUDIOGUIAS DE ITALIA